TEDH condenó a Rusia por prohibir injustificadamente la publicación y distribución de libros islámicos del exégeta del Corán Saïd Nursi

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) acogió los requerimientos presentados por un editor, una editorial y una asociación religiosa rusa contra la Federación Rusa, debido a la prohibición de publicar y distribuir libros escritos por el exégeta turco del Corán Saïd Nursi.

Cabe recordar que los hechos se remontan a 2006, cuando la Fiscalía rusa solicitó la prohibición por extremismo de los libros de la colección “Risale-I Nur” (“Tratados de luz”), escritos por Nursi en la primera mitad del siglo XX. Dos años después, se solicitó que el libro del mismo autor “La segunda palabra: la resurrección y el más allá” fuera catalogado como extremista y se retiraran todos los ejemplares de las librerías. Los tribunales rusos establecieron que los libros eran extremistas, por cuanto a su juicio incitaban a la discordia religiosa y constituían un modo de propaganda al afirmar la superioridad de la fe musulmana. Las jurisdicciones internas afirmaron que los libros contenían descripciones humillantes, una apreciación desfavorable y una evaluación negativa de ciertas personas según su actitud hacia la religión.

En su sentencia, el Tribunal europeo expuso que los tribunales rusos no explicaron el motivo que hacía necesaria esa prohibición amparándose en la legislación contra el extremismo, y se limitaron a suscribir las conclusiones globales realizadas por lingüistas y psicólogos. Así, lamentó que las jurisdicciones rusas no hicieran su propio análisis y rechazaran sumariamente los elementos presentados por los demandantes, según los cuales los libros de Nursi forman parte de la corriente moderada y tradicional del islam. Asimismo, recordó que los libros de Nursi se habían publicado en Rusia durante los siete años previos a la prohibición y además están disponibles en otros países, por lo cual no se entiende por qué esos textos habrían de causar tensiones o violencia interreligiosa en Rusia.

De esa forma, la sentencia concluyó manifestando que Rusia vulneró el artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que asegura la libertad de expresión, por lo cual condenó al estado a indemnizar con 7.500 euros al editor por daño moral.

Vea texto íntegro de la sentencia aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s