17º Juzgado Civil de Santiago condena a laboratorio por entrega errónea de resultado de paterninad

El Décimo Séptimo Juzgado Civil de Santiago acogió parcialmente la demanda principal de indemnización de perjuicios por responsabilidad extracontractual, condenando a laboratorio a pagar al demandante la suma de $3.118.539 (tres millones ciento dieciocho mil quinientos treinta y nueve pesos), por concepto de daño patrimonial y la cantidad de $10.000.000 (diez millones de pesos), a título de daño moral.

El fallo señala que la falta de cuidado o prudencia, radica precisamente en la referida actuación desplegada por quien pese a no poseer ni los conocimientos técnicos ni la experticia médica -pues se trata de una profesional licenciada en relaciones internacionales-,  interpretó primero un documento alejado de su campo de experticia, y por otro informó erróneamente que el actor  efectivamente era el padre del feto, instaurando una idea en el demandante que en realidad no lo era.

Agrega la sentencia, que la acción de la demandada se alejó de aquella que debió demostrar una persona prudente, razonable, juiciosa, sin conocimientos técnicos sobre la materia y que debió medir las consecuencias de información, sobre todo considerando que las personas que acuden para la práctica de dicho test, se encuentran en un estado dubitativo y emocionalmente intestable. De aquí que toda información que se les proporcione, debe ser lo más precisa, técnica y clara posible.

Asimismo en cuanto al análisis de la responsabilidad civil de la empresa en su carácter de persona jurídica, y  considerando que aquella actuó bajo el nombre del laboratorio, en su carácter de socia directora, debe entenderse que se trata de una acción que debe atribuirse al centro y no a la demandada en su esfera personal. Que en este sentido, se trata de un hecho propio del laboratorio, quien a través de uno de sus órganos, cometió el hecho ilícito en comento, siendo responsabilidad de la empresa asumir las eventuales consecuencias dañosas y no la persona natural demandada, razón por la cual, tampoco le alcanza una solidaridad pasiva en los términos exigidos por el demandante.

En conclusión, habiéndose determinado la existencia de un hecho ilícito perpetrado por la demandada , conviene precisar que la falta de cuidado señalada, no proviene de la infracción de un contrato y ni siquiera de una obligación preexistente entre el laboratorio y su cliente. En efecto, el hecho negligente establecido en esta sentencia no proviene de una infracción a un contrato de test de paternidad prenatal, sino de una acción ajena a la esfera contractual y que puede entenderse como una infracción al deber genérico de no dañar a otro.

Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s