24º Juzgado Civil de Santiago acoge demanda por indemnización de perjuicios contra banco por fraude informático

El Vigésimo Cuarto Juzgado Civil de Santiago acogió demanda por indemnización de perjuicios, tras establecer el actuar negligente del banco, la que deberá pagar $12.000.000 (doce millones de pesos), por daño moral, y $1.200.000 (un millón doscientos mil pesos), por lucro cesante, a la demandante titular de cuenta corriente que fue víctima de fraude informático en 2011.

Es el caso que las partes celebraron un contrato de cuenta corriente bancaria, ligada al pago de un crédito hipotecario, en relación a ello, el tribunal constató que efectivamente hubo un fraude electrónico, que afectó a la actora, respecto de una mala utilización de sus fondos, por la suma de $600.000, hechos en los cuales no aparece intervención o negligencia, por parte de la cuenta correntista.

Respecto a las obligaciones del banco en los contratos de cuenta corriente bancaria y de sobre giro, el fallo señala, conforme lo prevenido en el artículo 1546 del Código Civil, que el hecho de permitirse en los mismos operaciones electrónicas, obliga al banco, de acuerdo al principio de buena fe y de las obligaciones que emanan de la naturaleza del contrato, a tomar todas las providencias que fueren necesarias, para evitar que terceros extraños hicieran uso o se aprovecharan de los fondos custodiados por el banco, que pertenecieren al comitente, o de la línea de sobregiro asignada a la actora, debiendo por su parte, la cuentacorrentista, tomar las providencias para resguardar sus claves de acceso a los medios electrónicos.

Por otra parte la resolución considera, lo establecido en el Capítulo 1-7 de la Recopilación Actualizada de Normas de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financiera que regula, en forma especial, la transferencia electrónica de información y fondos, y que en la letra c) de los Requisitos que deben cumplir los sistemas utilizados, obliga a los bancos, en lo pertinente a la discusión de autos, a lo siguiente: “El sistema debe proveer un perfil de seguridad que garantice que las operaciones sólo puedan ser realizadas por personas debidamente autorizadas para ello, debiendo resguardar, además, la privacidad o confidencialidad de la información transmitida o procesada por ese medio’. Resulta concluyente, de dicha disposición, que corresponde al Banco respectivo el evitar que las operaciones electrónicas sean realizadas por terceros no autorizados por cada cliente o comitente”.

Establecido lo anterior, se concluye que la demandada no cumplió con su obligación contractual, de haber impedido el fraude electrónico de que fue objeto la actora, en calidad de comitente de contrato de cuenta corriente y línea de sobregiro, debiendo verificarse a continuación, si se han producido los perjuicios que ha demandado la actora.

Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s