Corte de Santiago confirma demanda de autodespido de ejecutivas contra continuadora legal de Isapre

La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó recurso de nulidad y confirmó la sentencia que acogió la demanda subsidiaria de autodespido deducida por grupo de ejecutivas en contra de Nueva Masvida S.A., sucesora legal de la isapre Masvida S.A.

En fallo unánime (causa rol 2.644-2018), la Décima Sala del tribunal de alzada –integrada por las ministras María Soledad Melo, María Rosa Kittsteiner y la fiscal judicial Clara Carrasco– descartó infracción en la resolución impugnada, dictada por el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, que dio lugar a la acción de autodespido presentada por las trabajadoras.

«Que del examen de los antecedentes aparece que el sentenciador en un extenso y razonado análisis de las pruebas presentadas al juicio acoge la acción de autodespido y concluye en su motivo vigésimo quinto que la demanda será acogida en los términos que se indicará, teniéndose como base de cálculo de las indemnizaciones aquellos montos indicados en la demanda para cada una de las demandantes puesto que estos coinciden con aquellos que dan cuenta las liquidaciones de remuneraciones incorporadas al proceso», sostiene el fallo.
La resolución agrega: «Que como se sabe, la causal del artículo 477 en el extremo que interesa, persigue verificar que la ley haya sido entendida, interpretada y aplicada correctamente al caso concreto, esto es, a los hechos que se ha tenido por probados, por ende la revisión de este tribunal ha de realizarse con estricta sujeción a tales hechos».

Continuadora legal
En primera instancia, el juez Ricardo Araya Pérez estableció que Nueva Masvida es la continuadora legal de la isapre Masvida, por lo que debe pagar las prestaciones adeudadas a las demandantes.

«Que así las cosas, acreditado como ha quedado, que en los hechos ha habido un cambio de titularidad en el dominio y mera tenencia de al menos parte del activo de la empresa Isapre Masvida S.A., Nueva Masvida S.A (antes Optima S.A.) ha pasado a ser, para efectos laborales la continuadora legal de Isapre Masvida S.A., y, en consecuencia, la empleadora de los trabajadores que tenían contrato vigente con esta última a la época del cambio, esto es, a partir del 1º de mayo de 2017, quedando, por ende, obligada a respetar sus derechos y obligaciones emanados de sus contratos individuales o de los instrumentos colectivos de trabajo», consigna el fallo de primera instancia.

El dictamen agrega: «Que en nada altera las conclusiones precedentes el hecho de que las demandantes no hubiesen firmado un contrato de trabajo con Nueva Masvida S.A., pues establecido el cambio de titularidad de la empresa en los términos antes expuestos, el nuevo empleador está obligado a mantener la vigencia y continuidad de los respectivos contratos individuales y colectivos de trabajo, sin que la norma que así lo dispone exija la suscripción de un nuevo contrato».

«Por la misma razón, para efectos laborales, ninguna incidencia tiene lo pactado en el Convenio ya citado respecto a la supuesta facultad de Isapre Optima para no contratar a determinados trabajadores de Masvida. Tales estipulaciones no pueden tener la virtud de obstar la aplicación de la normativa legal laboral protectora expresamente consagrada en el ya mencionado artículo 4», concluye.

(Fuente: pjud)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: