Corte Suprema rechaza recurso de queja y ordena tramitar demanda de despido indirecto de trabajador

En fallo dividido, la Cuarta Sala del máximo tribunal  rechazó recurso de queja, y actuando de oficio ordenó tramitar demanda por autodespido de trabajador, tras establecer que la presentación del reclamo administrativo ante la Inspección del Trabajo interrumpe el plazo de prescripción.

El fallo señala que la interpretación armónica de los artículos 168 y 171 del Estatuto Laboral permite concluir que en el caso del autodespido el plazo para reclamar en sede judicial se suspende en el evento que se efectúe un reclamo ante la Inspección del Trabajo, dado que no existe razón de ninguna índole que permita sostener un diferente tratamiento jurídico para el despido y el autodespido, en lo concerniente a la forma cómo se deben computar los plazos para impetrar las acciones pertinentes, para que los tribunales conozcan de una demanda destinada a obtener el pago de las indemnizaciones a que se refieren los artículos 162 y 163 del cuerpo legal citado.

Agrega que al efecto, se debe tener presente los principios que informan el derecho laboral, en concreto, el denominado «principio protector», que en materia de interpretación de enunciados normativos se manifiesta en el ‘in dubio pro operario’, conforme al cual los jueces en caso de duda deben acudir en elección de la exégesis más favorable al trabajador.

Asimismo indica que según los antecedentes expuestos en el motivo sexto, considerando que el plazo de caducidad estuvo suspendido mientras duró la instancia administrativa, entre los días ocho de marzo y once de abril de dos mil dieciocho, aparece que la demanda fue presentada transcurridos cincuenta y nueve días desde el autodespido, es decir, dentro de plazo.

Finalmente concluye que conforme a lo precedentemente expuesto, se ha configurado un vicio que afecta la garantía asegurada por el inciso sexto del numeral tercero del artículo 19 de la Carta Fundamental, relativa a un justo y racional procedimiento, atendido que, en la especie, se denegó a la parte afectada el derecho a que el tribunal se pronuncie sobre el fondo de la demanda -mecanismo expresamente establecido por el legislador-, situación que no es posible subsanar por otra vía que no sea mediante la declaración de nulidad de los actos viciados, razón por la cual esta Corte, en uso de las mencionadas facultades correctoras de procedimiento, contempladas en el artículo 429 inciso 2° del Código del Trabajo, invalidará de oficio, en la forma que se señalará, la resolución dictada el nueve de julio del año en curso, retrotrayendo la causa al estado que se dirá en lo resolutivo de este fallo.

Fuente: PJUD.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: