Corte Suprema acoge demanda contra inmobiliaria por despido improcedente de trabajador

En fallo unánime, la Cuarta Sala del máximo tribunal acogió recurso de unificación de jurisprudencia deducido y, en sentencia de reemplazo, estableció que la causal del despido invocada por la empresa carece de justificación técnica o económica.

El fallo señala que el empleador sólo puede invocar la causal de que se trata aludiendo a aspectos de carácter técnico o económico referidos a la empresa, establecimiento o servicio, y es una de tipo objetiva, por ende, no se relaciona con la conducta desplegada por el trabajador, y excede la mera voluntad del empleador; razón por la que debe probar los supuestos de hecho que den cuenta de la configuración de aquellas situaciones que lo forzaron a adoptar procesos de modernización o racionalización en el funcionamiento de la empresa, o de eventos económicos, como son las bajas en la productividad o cambio en las condiciones de mercado, señalados, como se dijo, a título ejemplar.

La resolución agrega que en consecuencia, la interpretación correcta de la norma contenida en el artículo 161 del Código del Trabajo es aquella que postula que el empleador puede invocarla para poner término al contrato de trabajo, siempre que la desvinculación del trabajador se relacione con aspectos de carácter técnico o económico de la empresa, establecimiento o servicio, y que al ser objetiva no puede fundarse en su mera voluntad, sino que en situaciones que den cuente que forzosamente debió adoptar procesos de modernización o de racionalización en el funcionamiento de la empresa, también en circunstancias económicas, como son las bajas en la productividad o el cambio en las condiciones de mercado.

Por tanto, se acoge la demanda de despido improcedente, condenándose a la demandada a pagar las sumas de $2.860.259, equivalente al 30% de recargo sobre la indemnización por años de servicio, y de $2.025.193 concerniente al saldo que no pago´ por concepto del monto total que al demandante le correspondía percibir a título de dicho resarcimiento, más los intereses y reajustes que establecen los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo.

Fuente PJUD.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: