Juzgado del Trabajo acogió denuncia de tutela laboral de profesor que estuvo dos años sin ejercer horas lectivas

Recientemente, el juzgado de letras del trabajo de Chillán acogió una denuncia por vulneración de derechos fundamentales en procedimiento de tutela laboral, interpuesto por un profesor que desempeñaba en un colegio y que fue suspendido por dos años por denuncia de supuestas acusaciones de acoso sexual, al encontrarse indicios de haberse afectado el derecho a la vida e integridad física y psíquica. El municipio demandado, si bien efectuó el sumario administrativo y ordenó separar de sus funciones al denunciante, lo privó absolutamente de efectuar labores administrativas o de cualquier índole, manteniendo esta situación por prácticamente dos años. Consulte fallo analizado por Microjuris.

Voces: LABORAL – PROCEDIMIENTO DE TUTELA LABORAL – MUNICIPALIDADES – INDICIOS – DERECHO A LA INTEGRIDAD PSIQUICA – PROTECCIÓN DE LA VIDA PRIVADA, PÚBLICA Y HONRA DE LA PERSONA Y LA FAMILIA – ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES – DOCENTES – DENUNCIA – ACOSO SEXUAL – SUMARIO ADMINISTRATIVO – DEMANDA ACOGIDA
Partes: VS c/ Ilustre Municipalidad de Chillán s/ Separación de funciones – Sumario
Tribunal: Juzgado de Letras del Trabajo de Chillán
Producto: Municipalidades – MJ – Laboral

Ante las acusaciones de actitudes de tipo sexual efectuadas por varias alumnas del establecimiento educacional donde el actor prestada servicios como profesor de educación física, correspondía iniciar un sumario administrativo para establecer la veracidad de las denuncias y la responsabilidad administrativa del funcionario, por lo que la conducta del empleador se enmarca dentro de sus facultades legales. Sin embargo, la demandada ordenó separar de sus funciones al denunciante y lo privó absolutamente de efectuar labores administrativas o de cualquier índole, manteniendo esta situación por prácticamente dos años. Esta conducta se contrapone al derecho a la honra y a la integridad psíquica, porque implica absoluta pasividad en el curso del procedimiento, y mantiene al trabajador separado de sus funciones de manera injustificada y desproporcionada.

Doctrina:

1.- Corresponde acoger la denuncia de tutela laboral por vulneración durante la relación laboral, a la integridad psíquica y derecho a la honra. Esto, dado que, en la especie, se presentaron como indicios las denuncias infundadas de parte de alumnos del liceo, sobre supuesto acoso sexual; las acusaciones infundadas de un profesor en contra del recurrente; el no otorgamiento de trabajo convenido por casi dos años, siendo obligado a pasar toda la jornada de trabajo en los comedores; el proceso de investigación desformalizada de la fiscalía local; el proceso de sumario administrativo; el sobreseimiento en proceso de sumario administrativo; el sobreseimiento en procesos de investigación desformalizada ante la fiscalía; la calificación de enfermedad profesional; la apelación de calificación de enfermedad profesional solicitada por el director del Liceo; la recalificación como enfermedad profesional emitida por la SUSESO; la suspensión de funciones sin resolución alguna, aun cuando se dicto sobreseimiento tanto en el proceso administrativo como ante la fiscalía; y el otorgamiento de las horas de clase del recurrente a otro profesor.
2.- Al respecto, si bien por un lado ante las acusaciones de actitudes de tipo sexual efectuadas por varias alumnas del establecimiento educacional donde el actor prestada servicios como profesor de educación física, que tienen características de gravedad, correspondía iniciar un sumario administrativo para establecer la veracidad de las denuncias y la responsabilidad administrativa del funcionario, por lo que en este aspecto, la Municipalidad obró conforme a las normas establecidas en la Ley 18.883 sobre Estatuto Administrativo para Funcionarios Municipales, por otro lado consta la demandada ordenó separar de sus funciones al denunciante y lo privó absolutamente de efectuar labores administrativas o de cualquier índole, manteniendo esta situación por prácticamente dos años. Esta conducta se contrapone al derecho a la honra y a la integridad psíquica, porque implica absoluta pasividad en el curso del procedimiento, y mantiene al trabajador separado de sus funciones de manera injustificada y desproporcionada, durante un lapso de tiempo que escapa a la lógica y a los antecedentes del sumario y de la causa criminal abierta en contra del actor, finalmente sobreseída.

Consulte fallo a texto completo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: