Corte de Apelaciones acoge demanda contra empresa de buses por práctica antisindical

La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que rechazó el recurso de  nulidad deducido contra a sentencia, dictada por el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, que acogió la denuncia presentada por sindicato de la empresa que acogió acogió la denuncia presentada por sindicato de la empresa.

El fallo plantea que si bien nuestro ordenamiento procesal laboral permite esgrimir más de una causal en un mismo recurso y autoriza también al recurrente para hacerlo en forma conjunta, como se hiciera en este caso, dicha forma de interposición opera en la idea que todas esas causales sean compatibles o que no se contrapongan, porque de lo contrario se torna racionalmente imposible su resolución.

Además, al deducirse en la forma que se viene diciendo, lo que pretende el impugnante es que se acojan ambos vicios de nulidad, de modo que para que este pueda ser base de una sentencia de nulidad, resulta necesario que los dos sean acogidos, de tal manera que si uno de ellos es desestimado, el recurso también lo será.

En las mencionadas causales no pueden deducirse en forma conjunta, puesto que pugnan entre sí. En efecto, al deducirse la causal del artículo 478, letra e) del Código del ramo, se está promoviendo una invalidación por deficiencias de orden enteramente formal e implica -en este caso- aceptar como correcta la valoración probatoria. Enseguida, conduce a la dictación de una sentencia de reemplazo, esto es, propicia que se deje sin efecto la decisión de la juez a quo y que esta Corte adopte una diferente en su lugar.

De un modo diferente, la causal del artículo 477, por vulneración de garantías en la tramitación del procedimiento, se dirige a anular el proceso y reponer la causa al estado de permitirse la incorporación de la prueba que se dice excluida. De esa manera, resulta de una imposibilidad lógica interponer esas 2 causales en forma conjunta. Desde luego, ambos escenarios a la vez y de esa manera, implican la imposibilidad lógica de interponer tales motivos de nulidad en forma conjunta, bastando este defecto para rechazar el arbitrio en estudio, ya que no satisface los requisitos básicos de un recurso extraordinario y de derecho estricto como el que se ha deducido, añade la sentencia.

Sin perjuicio de lo anterior, el arbitrio claramente no cumple el segundo de los requisitos formales, ya que en parte alguna de su exposición se desarrolla la relevancia de la evidencia que estima ha sido ignorada, pues no basta con que la recurrente replique las diligencias probatorias, limitándose a afirmar que esta no fue valorada y que por ello la sentencia es infundada, desde que, como se adelantó ha debido argumentar la importancia que aquella revestía, sobre todo si, el juez ha fundamentado su decisión en derecho y acorde a los hechos acreditados en autos, como aparece de sus motivo 9°, 10° y 11, agregando expresamente en su considerando final, que los demás medios de prueba rendidos, en nada alteran lo resuelto y fueron también analizados de acuerdo a los criterios del artículo 456 del Código del Trabajo.

Fuente: PJUD.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: