Aprueban en general proyecto sobre término de arrendamiento

Considerando que el arrendamiento de bienes raíces suele traer problemas con aquellos ciudadanos que no cumplen con sus obligaciones de pagar a tiempo el precio por la utilización de un bien inmueble, utilizarlo para otros fines presupuestados, o bien, ocupar la propiedad sin título alguno, la Comisión de Constitución dio pie a tramitar legislativamente esta materia.

A lo anterior, hay que sumar que nuestro proceso judicial pone a disposición de quienes están sufriendo uno de estos abusos en su propiedad una tramitación de, en promedio, siete meses para decretar – si procede – el lanzamiento con auxilio de la fuerza pública.

Tratándose de los arrendatarios morosos, se han creado plataformas virtuales que son un verdadero «dicom», que entrega información complementaria que permite conocer el comportamiento de pago de quienes han sido arrendatarios de propiedades e identificar a quiénes han tendido sentencias judiciales por no pagos.

Dicha situación se plantea como una solución colaborativa (entre usuarios), para no tener que llegar al tedioso momento de demandar en tribunales aquel incumplimiento. En cambio, frente a los ciudadanos que hacen ocupación de una casa ajena, no existe otra forma más que recurrir a las instancias judiciales, según se expone en la moción.

En cuanto a lo indicado por la Corte Suprema de Justicia, al año se presentan más de 15.000 juicios de arrendamiento, de este porcentaje, de cada cuatro demandas acompañadas solo una se judicializa. Además, se estima que cerca de 60.000 familias dueñas de uno o más inmuebles se ven afectadas económicamente por estos tipos de arrendatarios.

La idea central de la moción, aprobada en general por la comisión, tiene por objeto introducir una medida precautoria de lanzamiento provisorio en contra de aquel arrendatario que demuestre un comportamiento irresponsable en el pago o cuidado del inmueble y contra aquella persona que haga ocupación de una casa ajena, sin título alguno y por ignorancia o mera tolerancia de su dueño, verificándose dicha medida durante el juicio propiamente tal, cuya tramitación tiende a ser breve y concentrada.

Consulte boletín 12809.

Fuente: Cámara.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: