A Sala portabilidad financiera: respaldan simplificar y agilizar trámites para cambiar de proveedor

Considerando la utilidad que tendrá para el 97% de la población adulta, los integrantes de la Comisión de Economía aprobaron las ideas matrices del proyecto que regula la portabilidad financiera, que cursa su segundo trámite en el Senado.

Agilizar procesos, abaratar costo y simplificar los trámites son los objetivos de esta propuesta iniciada en mensaje, que en simple busca facilitar a las personas naturales y a las micro y pequeñas empresas a cambiarse proveedor de productos financieros.

Esto quiere decir que todos aquellos que posean una cuenta de ahorro, cuenta vista, chequera electrónica, cuenta de ahorro, línea de crédito, tarjetas de crédito y débito, depósito a plazo, fondo mutuo, crédito de consumo, crédito automotriz, crédito de consumo y crédito hipotecario, entre otros productos, pueden traspasarlos a otra institución con el fin de mejorar sus condiciones en cuanto a tasa de interés, plazos y utilidades.

En la Cámara de Diputados el texto tuvo amplio consenso, lo que parece se podría repetir en el Senado, así lo planteó el presidente de la citada Comisión, al término de la sesión.

Portabilidad

De acuerdo a lo explicado por la coordinadora de Mercado de Capitales del Ministerio de Hacienda, Catherine Tornel, “en la actualidad, las personas pueden cambiarse de banco, cerrando sus instrumentos o haciendo que otro compre la cartera de créditos, pero eso es engorroso, lento y representa un alto costo para el cliente. Por eso queremos facilitar las cosas”.

Describiendo la realidad, la asesora explicó que “hoy la gente no tienen una visión amplia de todos los productos que posee. No sabe cuántas tarjetas tienen abiertas, no sabe cuánto le cobran por comisiones e intereses. De hecho cuando quiere tener esa información debe solicitar un certificado que solo da cuenta de un producto en específico, por lo que no puede hacerse una idea global de su situación. Por eso el proyecto crea un certificado de liquidación único que unifica los productos que se tienen con ese proveedor”.

La idea es que el cliente pueda identificar en cada producto lo que le cobran y qué ventajas está obteniendo, y así considerar si le conviene cambiarse de banco o institución financiera. Ese certificado le permitirá comparar qué oferta le hacen otros proveedores por la misma prestación.

Según estudio realizado por la Universidad Católica, más de la mitad de los clientes financieros reconoce la intención de cambiarse de banco reconociendo las barreras que existen para ello. Y de acuerdo a la Encuesta Hogares del Banco Central (BC), un 66% de los adultos tiene algún crédito y para cancelarlo desembolsan un 25% de sus ingresos por concepto de amortización o pago de interés. Eso significa que el ingreso disponible es reducido.

¿CÓMO OPERARÁ LA PORTABILIDAD?

El cliente se debe acerca a la nueva institución y plantearle la intención de materializar la portabilidad financiera. Se indica qué productos desea cerrar y volver a contratar (algunos o todos), así el nuevo proveedor se comunica con el anterior expresando esa voluntad.

Luego éste solicita al proveedor original el certificado de liquidación donde se visualizan todos los productos y las deudas asociadas.

Con esos datos, el nuevo proveedor evalúa la situación y hace una oferta al cliente. Este último puede hacer el ejercicio con varias entidades de manera de comparar con claridad lo que se le está ofreciendo puesto que el formato de las ofertas deberá ser estándar. Con el proveedor elegido se cierra el contrato.

En tres días hábiles el nuevo proveedor debe cancelar los montos pendientes y dar la instrucción de cierre de productos, así el original tiene la obligación de cumplir este mandato y avisarle aquello al cliente.

¿QUÉ MODALIDADES DE PORTABILIDAD HABRÁN?
Dos. La portabilidad estándar en la que se traspasan cuentas corrientes, cuentas vista y créditos de consumo en general. Y la portabilidad con subrogación que incluye créditos con garantías reales.

Los clientes pueden solicitar aplicar una de ellas o las dos juntas dependiendo de su situación financiera.

¿DENTRO DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS CUÁLES SON LOS MÁS DIFÍCILES DE TRASPASAR HOY?

Sin lugar a dudas, los créditos que tienen garantías reales como son los hipotecarios.

Hoy hay que alzar la garantía para poder traspasar la deuda a otro proveedor y volver a constituirla y eso lleva tiempo y dinero considerable.

¿CÓMO SE SOLUCIONA ESTE PROBLEMA EN EL PROYECTO?

Se crea una figura denominada Subrogación Especial de Créditos, es decir, un crédito viene a reemplazar al anterior (el del proveedor original al nuevo proveedor) con todas las garantías que se mantienen vigentes. Así no se alza la garantía sino que se mantiene la original.

¿CÓMO FUNCIONA HOY EL TRASPASO DE HIPOTECARIOS?
El deudor cotiza con otro banco la compra del crédito hipotecario presentando el certificado de deuda. El nuevo proveedor plantea las nuevas condiciones que el cliente acepta. Estas entidades hacen el estudio de título, le envían una carta de resguardo al banco original para que se alce la garantía. Luego se va al notario donde deben presentarse ambos bancos y el cliente, se firma la escritura, se paga el crédito y se inscribe la propiedad en el Conservador de Bienes Raíces.
¿CÓMO FUNCIONARÍA SI EL PROYECTO ES LEY?

La oferta de refinanciamiento se llamará oferta de portabilidad y no existirá carta de resguardo porque no existe un alza de garantía. La garantía original permanecerá en los mismos términos. En la notaría deben ir a firmar la escritura el cliente y el nuevo proveedor, firmado el nuevo crédito se produce el pago y se pasa al Conservador. Luego el nuevo banco debe inscribir la subrogación en el Conservador.

¿QUÉ BENEFICIO IMPLICA ESTE CAMBIO?

En lo económico se ahorrarían 14,5 Unidades de Fomento (UF), particularmente en el proceso de firma de escritura en la notaría y en los trámites en el Conservador. Y en cuanto a tiempos, se rebajaría el proceso en 20 días hábiles.

¿QUÉ CAMBIOS SE HICIERON AL TEXTO EN LA CÁMARA BAJA?
Varios temas que iban a consignarse en el reglamento pasaron al texto de ley con el fin de asegurar los plazos máximos.

Se aumenta el tiempo en que puede usarse el certificado de liquidación para que el cliente pueda cotizar la mejor oferta con calma.

Se disminuye el plazo de entrega en vigencia de 120 a 90 días. El reglamento deberá dictarse de 180 a 45 días.

También se acordó que las personas que tengan mora por pensión de alimentos no puedan acceder a portabilidad financiera. El Ejecutivo presentó sus observaciones al respecto, expresando que “no responde a las ideas matrices del mensaje” y argumentando que “la intención es agilizar trámites y si se establece aquello, todas la personas deberán solicitar en los tribunales de familia y certificado que demuestre que no se tiene deuda, lo que implica mayor burocracia”, indicó la asesora del Ministerio de Hacienda.

Consulte boletín 12909.

Fuente: Senado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: