Corte de apelaciones de Valparaíso suspende provisoriamente modalidad presencial para juicios orales con motivo de la contingencia sanitaria

La Corte de Apelaciones de Valparaíso resolvió suspender de manera provisoria la realización de audiencias presenciales en los tribunales de juicio oral en lo penal de la jurisdicción, hasta que se cuente con una reglamentación específica respecto de las medidas de seguridad sanitarias que deben implementarse para proteger la salud y vida de los intervinientes.

La Corte de Apelaciones de Valparaíso resolvió suspender de manera provisoria la realización de audiencias presenciales en los tribunales de juicio oral en lo penal de la jurisdicción, hasta que se cuente con una reglamentación específica respecto de las medidas de seguridad sanitarias que deben implementarse para proteger la salud y vida de los intervinientes.

La decisión fue adoptada por el pleno del tribunal de alzada porteño,  presidido por el presidente de la Corte de Valparaíso, Max Cancinco Cancino, instancia en la que se acordó oficiar a la Corporación Administrativa del Poder Judicial para que -en el más breve plazo- elabore «un reglamento o protocolo que regule esta materia, estableciendo todas las medidas de seguridad que los tribunales de cualquier materia jurisdiccional deban adoptar para poder realizar las audiencias de manera presencial, en los casos graves e inevitables en que ellos así lo determinen, protocolo que, conformándose con la normativa general dispuesta por la autoridad sanitaria, se dirija a especificar las disposiciones de resguardo para la salud de todos los que a cualquier título intervengan o participen en dichas audiencias, considerando las particularidades de la labor jurisdiccional en procesos orales, pudiendo así, y por vía meramente ejemplar, regular los implementos necesarios de portar y utilizar, las distancias debidas entre las personas al interior de la sala, la forma de operar para interrogar testigos, peritos o intervinientes, incluyendo la posibilidad de separar de sala a las distintas personas, dentro del mismo recinto del tribunal respectivo, comunicándolas por medios tecnológicos de una sala a otra, las normas adecuadas para mantener separados y seguros a los testigos y peritos antes durante y después de declarar, las posibilidades de operar respecto de algunos jueces, intervinientes o declarantes, por vía remota, aunque en general el juicio sea presencial, etc».

Dicho protocolo deberá disponer, además, de «un procedimiento de ingreso al tribunal de los testigos, peritos, inculpados e intervinientes, el registro por razones de seguridad y la forma en que deben permanecer en el interior del tribunal a la espera de prestar declaración, como por ejemplo, tomar la temperatura a todos los que ingresan al edificio, la obligatoriedad del ingreso con mascarilla y el procedimiento en caso de que no cuenten con ella, el lugar donde deberán esperar los testigos, las facultades de los guardias de seguridad en el cumplimiento del protocolo, los resguardos que se deben tomar respecto de éstos, donde esperan los testigos, etc. Todo lo anterior, de manera de asegurar, en suma, de la mejor forma la seguridad sanitaria en los tribunales, durante el presente estado de catástrofe».

El reglamento se extenderá a toda labor presencial que deba ejecutarse en los tribunales de cualquier grado o materia en la jurisdicción Valparaíso, incluida la Corte de Apelaciones, aún en trabajo meramente interno. Además, se acordó que el protocolo debe ser validado técnicamente por un agente externo especialista en prevención de riesgos o similares y por la autoridad sanitaria regional, a fin de adoptarse las medidas de seguridad que sean necesarias para el seguro y buen funcionamiento del tribunal, y ser puesto en conocimiento del Pleno, para que, en tales condiciones, se disponga su aprobación. Asimismo, se acuerda instruir a los Tribunales Orales Penales de la jurisdicción que, en caso de existir disconformidad entre los intervinientes para la realización de un juicio de manera presencial de acuerdo al protocolo ya referido, deber ser resuelto por el Tribunal.  Atendido lo resuelto precedentemente y considerando el grave riesgo que implica para la salud de los magistrados, funcionarios del tribunal e intervinientes, el desarrollo de las audiencias de manera presencial sin contar con las medidas de seguridad apropiadas, se acuerda que los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal de la jurisdicción no podrán realizar audiencias presenciales, mientras no se cuente con el Protocolo de seguridad respectivo, debidamente aprobado».

Por otra parte, para efectos de contar con la información necesaria para resolver respecto a esta materia en lo sucesivo, se acuerda que la ministra coordinadora de la Reforma Penal –Silvana Donoso Ocampo- deberá dar cuenta al Tribunal Pleno de todas las comunicaciones que se efectúen en relación al funcionamiento de los juzgados y de las instrucciones que recibe directamente la Corte Suprema en relación a esta materia.

Junto con ello, se tomó conocimiento de la presentación efectuada por la Asociación Nacional de Fiscales del Ministerio Público, atendido lo resuelto con esta fecha respecto a las audiencias presenciales, y se acordó que en lo sucesivo para las notas de prensa la intervención de la periodista de esta Corte deberá realizarse mediante videoconferencia (zoom), siguiendo el conducto regular para tales efectos.

(Fuente: pjud)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: