Corte Suprema acoge recurso de casación y condena a municipio por falta de servicio ante caída de menor en quebrada

Aún cuando no existió una norma específica sobre señalización de peligro en la intersección de calles, pesa dicha obligación sobre el órgano que se desprende de las reglas generales.

Recientemente, la Tercera Sala de la Corte Suprema acogió un recurso de casación en el fondo contra la sentencia que desechó la acción de indemnización de perjuicios por falta de servicio de una municipalidad, fundado en el accidente y las consecuentes lesiones que sufrió una menor de edad al caer por una quebrada de 70 metros ubicada en la intersección de dos calles, las que no contaba con señalizaciones de peligro. Los sentenciadores consideraron que: «si bien es cierto que no existe norma alguna, así como tampoco instrumentos urbanísticos, que hubiesen ordenado la señalización del peligro de caída existente en la intersección de calle Emillie Allais y calle «Dos», sector La Parva, comuna de Lo Barnechea, ciertamente tal obligación se desprende de las reglas generales que orientan el actuar municipal». Consulte la sentencia analizada por Microjuris a continuación:

Voces: CIVIL – MUNICIPALIDADES – RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL – FALTA DE SERVICIO DE LA ADMINISTRACIÓN – ACCIDENTE EN LA VÍA PÚBLICA – MANTENIMIENTO DE CALLES Y CAMINOS – BIEN NACIONAL DE USO PÚBLICO – SEÑALES DE TRÁNSITO – INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS – DAÑO MORAL – RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO – RECURSO ACOGIDO – SENTENCIA DE REEMPLAZO

Partes: Arístegui Gutiérrez, Ana y otra c/ Ilustre Municipalidad de Lo Barnechea y otras s/ Responsabilidad extracontractual – Señales de tránsito

Tribunal: Corte Suprema

Sala: Tercera

Producto: MJ

Es responsable la Municipalidad por el daño sufrido por la madre de la niña que cayó por una quebrada, de más de 70 metros de altura, producto de la inexistencia de señalización del riesgo o peligro de caída existente, a la época de los hechos, en la intersección de las calles de donde se provocó. Así aquel hecho debe ser entendido como constitutivo de falta de servicio, pues la correcta actuación municipal exigía que tal riesgo o peligro fuera señalizado, por así ordenarlo la normativa vigente al momento del accidente.

Doctrina:

1.- Corresponde acoger el recurso de casación en el fondo interpuesto por la demandante en contra de la sentencia que confirmó el fallo de primer grado, rechazando la acción de responsabilidad extracontractual. Esto, dado que la sentencia infringió lo dispuesto en los artículos 5º, literal c) , 63, literal f) y 26 de la Ley Nº 18.695, así como el artículo 100 de la Ley Nº 18.290 pues, si bien es cierto que no existe norma alguna, así como tampoco instrumentos urbanísticos, que hubiesen ordenado la señalización del peligro de caída existente en la intersección de autos, ciertamente tal obligación se desprende de las reglas generales que orientan el actuar municipal. Así, queda en evidencia que la Municipalidad se encontraba en la obligación jurídica de señalizar el riesgo o peligro existente a la época de los hechos.

2.- Correctamente se ha descartado la responsabilidad que se pretendía atribuir al Fisco de Chile y a una empresa, por cuanto la fuente de tal atribución ha sido desvirtuada. En efecto, la omisión de resguardo y/o señalización determinante para el accidente únicamente puede ser imputada a la Municipalidad, por corresponderle a este organismo, y no a otro, la administración del bien nacional de uso público generador del riesgo. Por lo anterior, cuando los jueces de instancia han acogido las excepciones de falta de legitimación pasiva propuestas por el Consejo de Defensa del Estado y por el apoderado de la empresa demandada, han obrado conforme a derecho.

3.- La acción u omisión propuesta en la demanda, y acreditada en autos, consiste en la inexistencia de señalización del riesgo o peligro de caída existente, a la época de los hechos, en la intersección de las calles de autos. Así aquel hecho debe ser entendido como constitutivo de falta de servicio, pues la correcta actuación municipal exigía que tal riesgo o peligro fuera señalizado, por así ordenarlo los artículos 5 literal c), 26, y 63 literal f), de la Ley Nº 18.695, 100 de la Ley Nº 18.290, y el capítulo 2-54 de la «Normativa de Señales de Tránsito» vigente al momento del accidente (De la sentencia de reemplazo).

4.- Para que se genere la responsabilidad que se pretende, resulta fundamental que exista una relación de causalidad entre la conducta del demandado y las consecuencias lesivas o dañosas, de modo que, de no haber existido tal vínculo, el resultado razonablemente no se habría producido. Así, en la especie ha sido fehacientemente acreditado que la niña contaba con 11 años a la fecha del accidente, y poseía capacidades sensoriales y cognitivas normales para una persona de su edad, hechos de los que se desprende que estaba dotada de la aptitud necesaria para advertir el peligro en que se encontraba, para el caso de habérsele advertido (De la sentencia de reemplazo).

5.- En lo que respecta al daño, tratándose las lesiones sufridas por la niña de un hecho pacífico y, además, acreditado con el mérito de la profusa documental rendida, el sufrimiento o merma extrapatrimonial de su madre puede inferirse del vínculo filial acreditado mediante el certificado de nacimiento y, en el caso concreto, la existencia e intensidad del perjuicio alegado fue ratificado a través de la prueba testimonial rendida durante el juicio, consistente en la declaración de seis testigos legalmente examinados, y contestes en el hecho y sus circunstancias esenciales (De la sentencia de reemplazo).

6.- Si bien no existe fórmula aritmética que permita calcular la equivalencia entre la indemnización a conceder y el daño sufrido, se tendrá en consideración para ello ciertos parámetros objetivos, tales como la edad de la víctima directa de los hechos, la cercanía de su vínculo filial con la demandante, la magnitud y entidad de las lesiones corporales e incorporales sufridas por la niña, la intensidad del tratamiento al que fue sometida, y el período de incapacidad que le aquejó, así como las consecuencias que registraba a la fecha de la demanda, hechos, todos, cuya percepción por la actora constituyen la fuente de su merma extrapatrimonial (De la sentencia de reemplazo).

Consulte el texto completo de la sentencia, aquí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: