Diputados solicitan al ejecutivo a garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva en tiempo de pandemia

En la resolución se plantea que las restricciones sanitarias para evitar el contagio del Covid-19 están provocando que un porcentaje importante de personas no accedan a las atenciones de salud sexual y reproductiva, lo cual podría implicar problemas como: incremento de cáncer cervicouterino, embarazos no deseados y de enfermedades venéreas.

La Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó la resolución 1168, que solicita al Presidente de la República que garantice durante la alerta sanitaria provocada por el Covid-19, la continuidad en la atención y el acceso a la salud sexual y reproductiva en todos sus niveles para todos los ciudadanos.

El texto, cuyo escrutinio fue 131 votos a favor, uno en contra y catorce abstenciones, señala que, de acuerdo a los resultados de la encuesta de acceso a la salud sexual y reproductiva realizada por la Corporación Miles, un 74% de las mujeres vieron dificultado el acceso a salud sexual y reproductiva en centros públicos de la salud.

De dicha cifra, el 36%, no encontró stock disponible y el 34% denunció que el recinto médico no estaría atendiendo. Respecto del acceso particular a través de farmacias, el 30% de las encuestadas denunciaron que han visto incrementado el precio de los anticonceptivos.

Los y las autores agregan a lo anterior que, una de las principales causas de mortalidad femenina en Chile es el cáncer cervicouterino y que, por esta razón, se incorporó el examen PAP en las Garantías Explícitas de Salud. Sin embargo, denuncian que, por decreto supremo, el 8 de abril del presente año, fue anulada de dichas garantías.

Según datos de la ONU, se proyectan 7 millones de embarazos no planeados en el mundo, debido a la falta de acceso producto de las medidas restrictivas del Covid-19. El organismo internacional vislumbra un escenario dramático si las restricciones se mantienen durante seis meses: 47 millones de mujeres en países de renta media y baja no tendrán acceso a anticonceptivos modernos, más de 1.700.000 mujeres con complicaciones obstétricas, más de 28 mil muertes como consecuencia del embarazo y parto y más de 3 millones de abortos inseguros.

Por lo descrito, las y los diputados del Partido Por la Democracia Ricardo Celis, Loreto Carvajal, Cristina Girardi, Rodrigo González, Tucapel Jiménez, Carolina Marzán y Andrea Parra, junto al independiente Raúl Soto, piden al Ejecutivo garantizar, mientras dure la pandemia, la continuidad en la atención y el acceso a la salud sexual y reproductiva en todos sus niveles, especialmente el acceso a métodos de anticoncepción para mujeres y hombres de todas las edades y la terapia hormonal de la menopausia.

También solicitan que se reintegre el examen de Papanicolau a las Garantías Explícitas de Salud, se elaboren protocolos u orientaciones técnicas respecto a la atención de mujeres embarazadas, así como de los partos, junto con el acceso a los exámenes y tratamientos de infecciones y enfermedades de transmisión sexual.​

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: