Corte Suprema acogió recurso de unificación de jurisprudencia declarando la responsabilidad de municipio bajo régimen de subcontratación de trabajador que se accidentó mientras transportaba escombros

Tribunal fijó alcance jurídico determinando que las labores que ejercía el actor al momento del accidente no se prestaron de manera «discontinua o esporádica».

Recientemente la Cuarta Sala de la Corte Suprema, en fallo unánime, acogió un recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por el demandante en contra la sentencia de nulidad que rechazó la responsabilidad de un municipio bajo régimen de sobcontratación del accidente que sufrió, calificando que las labores que desarrolló el recurrente, se prestaron de forma discontinua o esporádicas circunstancia que exceptúa dicha responsabilidad conforme al Artículo 183-A del Código del Trabajo.

El máximo tribunal consideró que: «procede acoger el arbitrio de unificación de jurisprudencia, permitiendo, al mismo tiempo, constatar que se configura la causal de nulidad del artículo 477 del Código del Trabajo, mediante la cual se denuncia la infracción del artículo 183-A del mismo compendio.
Pues bien, de los hechos establecidos por los jueces de la instancia, queda de manifiesto que la actividad realizada por el actor al día del accidente, esto es, conducir el camión en el cual se transportaban escombros desde la obra de la Municipalidad […], que le fue adjudicada a la demandada empleadora principal, denominada «Remodelación Servicios Higiénicos Mis Primeros Pasos», no corresponde a una de naturaleza discontinua u esporádica, siendo irrelevante, como lo afirma el fallo impugnado, si el retiro de escombros se trataba o no a una actividad que fuera asignada de modo exclusivo a la empresa adjudicataria, pues basta con probar que, en los hechos, realizaba tal labor, con trabajadores vinculados a su empresa, como sucede en autos.
En efecto, el régimen de subcontratación, como se indicó precedentemente, debe ser analizado desde la perspectiva de su vinculación con el proceso productivo emprendido por la dueña de la obra»….
…»A juicio de esta Corte, tales datos confirman la existencia de régimen de subcontratación respecto del actor, por cuanto concurre la ejecución de una labor que se enmarca dentro del proceso productivo encargado, realizado por un trabajador de la empresa contratista, con caracteres de periodicidad que excluyen la discontinuidad o lo esporádico que exime de dicho estatuto».
A lo anterior, además, se unifica respecto a que es procedente la indemnización por lucro cesante ante accidentes de trabajo. Consulte sentencia analizada por Microjuris a continuación:

Voces: LABORAL – MUNICIPALIDADES – SUBCONTRATACION – EMPRESA SUBCONTRATANTE – ACCIDENTE DE TRABAJO – INDEMNIZACION DE PERJUICIOS – LUCRO CESANTE – DETERMINACION DEL DAÑO – INCAPACIDAD LABORAL – RECURSO DE UNIFICACION DE JURISPRUDENCIA – RECURSO ACOGIDO – SENTENCIA DE REEMPLAZO

Partes: Barrios Olguin, Héctor c/ Claudia Ulloa EIRL s/ Subcontratación – Lucro cesante
Tribunal: Corte Suprema
Sala: Cuarta
Fecha: 20-jul-2020
Producto: Municipalidades – MJ – Laboral

El régimen de subcontratación debe ser analizado desde la perspectiva de su vinculación con el proceso productivo emprendido por la dueña de la obra. En la especie, se trata de un encargo para realizar una serie de mejoras materiales en una instalación de la Municipalidad, donde el retiro de escombros es una faena laboral que se inserta en la ejecución del encargo, añadiéndose que la periodicidad o frecuencia de dicha labor, debe ser ejecutada semanalmente. Tales datos confirman la existencia de régimen de subcontratación respecto del actor, por cuanto concurre la ejecución de una labor que se enmarca dentro del proceso productivo encargado, realizado por un trabajador de la empresa contratista, con caracteres de periodicidad que excluyen la discontinuidad o lo esporádico que exime de dicho estatuto.

Doctrina:

1.- Corresponde acoger el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por la parte demandante en contra de la sentencia que acogiendo la demanda por accidente del trabajo, desestimó la existencia del régimen de subcontratación y el pago de la indemnización del lucro cesante al estimar, respecto de la subcontratación, que las labores de transporte de carga y escombros de una obra, son labores esporádicas o discontinuas y ajenas a las obras contratadas, por lo que queda fuera del marco de la responsabilidad que se somete a las reglas de la subcontratación y respecto de la indemnización por lucro cesante, que no se acreditó una certeza de estabilidad en el empleo en la empresa para la cual trabajaba, como también de sus montos a percibir en el futuro. Puesto que se trata de una empresa que trabaja en base a licitaciones y no a obras de carácter permanente y continúo. Al respecto, yerra la sentencia impugnada, pues el régimen de subcontratación debe ser analizado desde la perspectiva de su vinculación con el proceso productivo emprendido por la dueña de la obra. En la especie, se trata de un encargo para realizar una serie de mejoras materiales en una instalación de la Municipalidad, donde el retiro de escombros es una faena laboral que se inserta en la ejecución del encargo, tanto es así, que como el propio fallo recurrido reconoce, se establece la obligación de su retiro en las especificaciones técnicas, indicando que «los excedentes de excavaciones que no sean aptos o no se requieran para rellenos, así como otros escombros originados por las faenas de construcción deberán ser retirados de inmediato del recinto de la obra a botadero oficial, debiendo archivarse los documentos que acrediten dicha faena», añadiendo que la periodicidad o frecuencia de dicha labor, debe ser ejecutada semanalmente. Tales datos confirman la existencia de régimen de subcontratación respecto del actor, por cuanto concurre la ejecución de una labor que se enmarca dentro del proceso productivo encargado, realizado por un trabajador de la empresa contratista, con caracteres de periodicidad que excluyen la discontinuidad o lo esporádico que exime de dicho estatuto.

2.- De los hechos establecidos queda de manifiesto que la actividad realizada por el actor al día del accidente, esto es, conducir el camión en el cual se transportaban escombros desde la obra de la Municipalidad, que le fue adjudicada a la demandada empleadora principal, no corresponde a una de naturaleza discontinua u esporádica, siendo irrelevante, como lo afirma el fallo impugnado, si el retiro de escombros se trataba o no a una actividad que fuera asignada de modo exclusivo a la empresa adjudicataria, pues basta con probar que, en los hechos, realizaba tal labor, con trabajadores vinculados a su empresa, como sucede en la especie.

3.- En relación a la segunda materia de derecho consultada, esto es, la procedencia de la indemnización por lucro cesante se concluye que el lucro cesante corresponde a un instituto que por su particular contenido, en cuanto se trata de un daño que se proyecta hacia el futuro, no puede exigir el nivel de certeza que se pretende en el fallo impugnado. En la especie, el daño alegado se fundamenta en el incumplimiento del deber de cuidado que establece el artículo 184 del Código del Trabajo, que permitió el accidente del trabajo que afectó al actor, que habría significado la pérdida de capacidad laboral, por lo que procede que se le indemnice con la suma correspondiente a dicha pérdida patrimonial, en el evento que existan elementos objetivos que permitan realizar al proyección futura referida.

4.- Si bien la determinación del lucro cesante presenta el obstáculo de tratarse de una cuestión que se puede entender sujeto a incertidumbre tanto sobre la evolución y estabilidad de las ganancias futuras de la víctima, como esta Corte ya ha manifestado, si el lucro cesante se basa en un hecho real y cierto, esto es, que el actor poseía un trabajo y, es un hecho indiscutible que a partir de su incapacidad, se producirá una pérdida de esa estimación futura, que constituye un daño cierto, que debe ser cuantificado considerando el curso normal de los acontecimientos, esto es, la razonable probabilidad de que su desempeño laboral se hubiera mantenido en términos similares al que tenía a la época del accidente, por un periodo prolongado en el tiempo, esto es, hasta la edad de su jubilación, que corresponde a 65 años. (De la sentencia de reemplazo)

5.- Si la procedencia del lucro cesante aparece fundada en hechos ciertos, no debe ser impedimento para declararlo el que su avaluación tenga que hacerse, necesariamente, sobre la base de un cálculo de probabilidades, es decir, según la ocurrencia normal de los acontecimientos. De esta manera, se tiene acreditado que el demandante mantenía una relación laboral con la empresa demandada, y que se desempeñaba como Jefe de Obras, y que al momento del accidente, era un hombre de 45 años de edad, y que actualmente tendría una afectación del 70,6% de su capacidad laboral. De este modo, encontrándose acreditado lo anterior, resulta procedente dar lugar a una indemnización por lucro cesante. (De la sentencia de reemplazo)

6.- Establecido que la empleadora directa infringió el deber de seguridad que emana del artículo 184 del Código del Trabajo, al encargarle la conducción de un vehículo con la totalidad de su documentación vencida y sin contar con licencia de conducir habilitada para tal efecto, careciendo de una supervisión y evaluación exhaustiva del trabajo a realizar y de quienes lo realizan, como también, de un procedimiento de trabajo seguro para efectuar la labor encomendada, sin evaluar las diferentes condiciones de riesgos que puedan presentarse, ni contar con capacitación permanente y sistemática en prevención de riesgos, además de falta de planificación para la labor encomendada, y falta de supervigilancia. Esas mismas falencias, son susceptibles de ser predicadas respecto de la Municipalidad pues afectándole, en su calidad de dueña de la obra, las mismas obligaciones de seguridad, por disposición expresa del artículo 183-E del Estatuto Laboral, no rindió prueba destinada a acreditar, de manera suficiente, haber adoptado con diligencia las medidas adecuadas para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores que laboran en su obra, empresa o faena. En efecto, se demuestra principalmente la falta de supervigilancia, control y fiscalización en los vicios incurridos por el empleador, al encargar al actor la conducción del vehículo referido, en las condiciones antes reseñada, razón por la cual, corresponde concluir, que la Municipalidad es también responsable del accidente en cuestión. (De la sentencia de reemplazo).

Consulte texto completo de la sentencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: