Corte Suprema acogió recurso de queja en demanda laboral contra municipalidad

Los sentenciadores declararon procedente excepción de caducidad de demanda deducida dentro de plazo

En días recientes la Cuarta Sala de la Corte Suprema acogió un recurso de queja contra el actuar de una sala de corte de apelaciones la que confirmó la procedencia de una excepción de caducidad laboral promovida por un municipio demandado, en circunstancias que existió una comunicación de despido expedida por correos en que consta que no fue recibida por la actora y fue devuelta al remitente.
En la causa obraban los siguientes antecedentes:
«a.- Por presentación de 12 de mayo de 2020, la recurrente dedujo demanda por despido injustificado, señalando haber sido desvinculada a partir del 28 de febrero de este año, decisión que se le comunicó mediante carta certificada remitida el 3 de enero de los corrientes, sin embargo, tal aviso no llegó a su poder, en efecto, consta que dicha misiva fue devuelta, por lo que se enteró del despido cuando se reincorporó a su trabajo, cuestiones que no fueron controvertidas. b.- En la audiencia de rigor, celebrada el 14 de agosto último, el tribunal de primer grado acogió la excepción de caducidad que fue opuesta, argumentando que, la comunicación del despido que exige el artículo 162 del estatuto laboral, se satisface con la sola remisión de la carta certificada, no siendo requisito para ello su efectiva recepción, pues la norma no lo contempla.
c.- Mediante la decisión recurrida, se confirmó el pronunciamiento antes indicado, manifestándose por la mayoría de la sala, que no se encuentra controvertido que la demandada notificó el cese del vínculo laboral a la demandante, por carta certificada remitida el 3 de enero de 2020, de manera que la demandante dio cumplimiento a lo requerido por el legislador para tener por notificada a la demandante de su desvinculación, «…debiendo presumirse, por tanto, que la demandante tomó conocimiento del término del vínculo laboral con fecha 12 de febrero de 2020, habiéndose interpuesto, por tanto, fuera de plazo la demanda de autos».
Sexto: Que, como se advierte, la controversia que propone el recurrente en el presente estadio procesal, se vincula con los requisitos que exige nuestro ordenamiento jurídico para que pueda estimarse satisfecha la comunicación del despido a un trabajador, y, consecuencialmente, determinar la fecha concreta a partir de la cual se computa el término para demandar el despido injustificado».

Los sentenciadores razonaron en el sentido de que para «discernir la solución al problema propuesto en este caso específico, es menester considerar no solamente la norma contenida en el artículo 162 del estatuto laboral, sino especialmente el tenor del inciso primero del artículo 168, y la particular redacción de la carta por la cual se le comunica a la actora su desvinculación.
En efecto, dicho precepto indica, que en caso de despido, el actor «podrá recurrir al juzgado competente, dentro del plazo de sesenta días hábiles, contado desde la separación, a fin de que éste así lo declare».
Por su parte, la comunicación pertinente señala que su término de relación laboral «se producirá el 29 de febrero de 2020, por lo que a contar de esa fecha cesará en el cargo en su Establecimiento Educacional»; luego añade que, como consecuencia de lo mismo, «la vacancia del cargo rige a contar del 01 de marzo de 2020″.
Además, hay que tener en consideración, que dicha carta no arribó a su destino, sino que fue devuelta por la empresa de correos, por cuanto no fue entregada.»
…»Que, de este modo, se advierte que, atendida las particularidades del caso concreto, la separación del trabajador se verificó recién el día domingo 1 de marzo de 2020, por lo cual, el plazo que establece el artículo 168 en el fragmento anteriormente transcrito, debe computarse desde dicha data, siendo irrelevante, por tanto, la discusión que se verifica a propósito de la validez del aviso de despido en la especie, razón por la cual, la demanda presentada el día 12 de mayo de 2020, fue impetrada dentro del plazo legal».

Consulte fallo analizado por Microjuris a continuación

CÁRDENAS NAVARRO, VERÓNICA C/ ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE PUERTO MONTT – CUARTA SALA

Tribunal: Corte Suprema
Sala: Cuarta
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ306226
Compendia: Microjuris, Laboral

VOCES: – LABORAL – MUNICIPALIDADES – ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES – DESPIDO – CADUCIDAD DEL PROCESO LABORAL – COMPUTO DEL PLAZO – DEBIDO PROCESO – IN DUBIO PRO OPERARIO – RECURSO DE QUEJA – RECURSO ACOGIDO –

La sentencia recurrida incurrió en una impropiedad jurídica al considerar que la caducidad afectó la demanda, soslayando, por un lado, la circunstancia constatada en la instancia, de que la carta certificada no arribó a su destino, siendo devuelta al remitente, y, por otro, que la separación de la trabajadora del establecimiento educacional, se produjo el primer día del mes de marzo, incorrección que influyó de manera substancial en lo dispositivo de dicho pronunciamiento, dejando al recurrente sin la posibilidad de obtener un pronunciamiento sobre el fondo de sus pretensiones.

Doctrina:

1.- Corresponde acoger el recurso de queja interpuesto por la demandante en contra de los magistrados que confirmaron la resolución que declaró la caducidad de la acción. Al respecto, en la especie, la comunicación pertinente señala que el término de relación laboral «se producirá el 29 de febrero de 2020, por lo que a contar de esa fecha cesará en el cargo en su Establecimiento Educacional»; luego añade que, como consecuencia de lo mismo, «la vacancia del cargo rige a contar del 01 de marzo de 2020». De este modo, la sentencia recurrida incurrió en una impropiedad jurídica al considerar que la caducidad afectó la demanda, soslayando, por un lado, la circunstancia constatada en la instancia, de que la carta certificada no arribó a su destino, siendo devuelta al remitente, y, por otro, que la separación del trabajador, se produjo el día 1 de marzo de 2020, incorrección que influyó de manera substancial en lo dispositivo de dicho pronunciamiento, dejando al recurrente sin la posibilidad de obtener un pronunciamiento sobre el fondo de sus pretensiones. En efecto, independiente de la fecha de la carta certificada, atendida las particularidades del caso concreto, la separación del trabajador se verificó recién el día domingo 1 de marzo de 2020, por lo cual, el plazo que establece el artículo 168 del Código del Trabajo debe computarse desde dicha data, siendo irrelevante, por tanto, la discusión que se verifica a propósito de la validez del aviso de despido en la especie, razón por la cual, la demanda presentada el día 12 de mayo de 2020, fue impetrada dentro del plazo legal. Dicha conclusión es coherente con los principios que reconoce el derecho del trabajo, en cuanto disciplina jurídica especialmente presidida por el principio tutelar que la inspira, en virtud del cual, es labor de la judicatura velar, especialmente, por el acceso concreto a la tutela de los derecho reclamado.

Consulte sentencia a texto completo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: