Corte Suprema rechaza recursos de nulidad y confirma condenas por tráfico de drogas en barrio Franklin

En fallo unánime, la Segunda Sala del máximo tribunal estableció que la sentencia impugnada no vulneró el principio de la razón suficiente.

La Corte Suprema rechazó los recursos de nulidad deducidos por las defensas de condenados por el Cuarto Tribunal de Juicio Oral de Santiago, en calidad de autores del delito consumado de tráfico de drogas. Ilícito perpetrado en el sector del barrio Franklin, en enero del año pasado.

El fallo señala que  en lo que atañe al segundo motivo de invalidación subsidiario hecho valer por la defensa  –artículo 374, letra e) del código adjetivo–, denuncia el recurrente que los sentenciadores infringieron el principio lógico de la razón suficiente, por cuanto las conclusiones a las cuales arribó el tribunal para determinar la participación de los acusados no se encontraría sustentada, suficientemente, del mérito de la prueba rendida pues no se habría explicado la forma en que se suplió la falta de memoria de un testigo –respecto al número único de evidencia– en relación al alcaloide incautado.

La resolución agrega: “Que, en relación a dicha argumentación, debe aclararse que la señalada transgresión no es tal, lo que se deduce de la sola lectura del fallo impugnado, de la que queda de manifiesto que la molestia real del recurrente está circunscrita a la valoración efectuada por los jueces del fondo, la que no comparte. Se infringe el principio lógico de la razón suficiente únicamente si las conclusiones a las cuales arriba el sentenciador no encuentran un correlato armónico con las premisas en las cuales descansa, lo que en el caso de marras no puede afirmarse desde que existió un cúmulo de elementos unívocos como asienta el fallo, en las motivaciones citadas en el considerando tercero ut supra, que permitieron sustentar una decisión de condena”.

Para el máximo tribunal:  es necesario recordar que en un recurso como el de la especie, no ha sido dada a esta Corte la facultad de realizar una nueva ponderación de los elementos de prueba vertidos en el juicio oral, puesto que ello atenta contra el principio de inmediación y supera los límites de la nulidad. Por el contrario, la argumentación del impugnante se dirige en este sentido, a cuestionar la prueba producida por el Ministerio Público, mediante el análisis parcial de ella, sin atacar –como supone la causal de nulidad en examen– el razonamiento del fallo que plasma el análisis global de la prueba rendida, en cuanto éste debe ajustarse a las reglas de la sana crítica, respetando las máximas de la experiencia, los principios de la lógica y los conocimientos científicamente afianzados.

“Por ello, la circunstancia de no compartir el recurrente las conclusiones del tribunal en cuanto a la fundamentación, es decir, la valoración de la prueba producida, no supone automáticamente su impugnación por esta vía, en donde se ha denunciado un análisis erróneo de la prueba rendida, que según el impugnante contradice el principio de la razón suficiente, extremo que no concurre pues quedó demostrado que las pruebas fueron efectivamente consideradas y valoradas, sin contradecir aquel parámetro, lo que permite la reproducción del razonamiento utilizado para alcanzar las conclusiones a que llegó el veredicto e impide configurar que el vicio denunciado, como constitutivo de invalidación absoluta, que contempla el artículo 374, letra e) del Código Procesal Penal, de manera que, la invalidación propuesta por esta causal, también será rechazada”, concluye.

Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s