Corte Suprema confirma sentencia que calificó como ilegal decisión de municipio que otorgó licencia de conducir con restricciones a recurrente

No se acreditó que las dificultades motoras del solicitante en uno de brazo, condicionara su aptitud para conducir

Recientemente, la Terca Sala de la Corte Suprema rechazó un recurso de apelación interpuesto por un municipio contra la sentencia que acogió la acción cautelar de protección contra el acto ilegal y arbitrario de un municipio al conceder una licencia de conducir clase B bajo la restricción de manejar sólo vehículos automáticos y por un plazo de seis meses, sustentada en las dificultades motoras de su brazo izquierdo del recurrente, apartándose de la normativa que regula la materia, al no haberse realizado una evaluación técnica”. Consulte sentencia analizada por Microjuris a continuación:

HERNÁNDEZ C/ ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE CALAMA – TERCERA SALA

Tribunal: Corte Suprema
Sala: Tercera
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ306277
Compendia: Microjuris

VOCES: – RECURSO DE PROTECCION – DERECHOS Y GARANTIAS CONSTITUCIONALES – LICENCIA DE CONDUCIR – LEY DE TRANSITO – DISCAPACITADOS – FUNDAMENTACION DEL ACTO ADMINISTRATIVO – RECURSO DE APELACION – RECHAZO DEL RECURSO –

La decisión, adoptada por la Dirección de Tránsito de la municipalidad, de otorgar al actor una Licencia de Conducir Clase B, con las restricciones de manejar sólo vehículos automáticos y por el plazo de seis meses, sustentada en las dificultades motoras de su brazo izquierdo, no se ajustó a la normativa que regula la materia, al no haberse realizado una evaluación técnica que determinara si la condición física del actor es apta e idónea para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado, ya sea automático o mecánico, explicitando los fundamentos de la misma, motivación que resulta indispensable para objetivar la decisión y no dejarlo entregado a la simple discreción de la Administración, con la subsecuente restricción de los derechos del recurrente.

Los sentenciadores observaron: “del mérito de los antecedentes señalados por las partes es posible colegir que la resolución adoptada por el Director del Tránsito de Calama se sustenta únicamente en las dificultades motoras que presenta el actor en su brazo izquierdo, condición que lo caracteriza, que resulta apreciable a simple vista y que ha sido cuantificada por la autoridad competente en un 50% de discapacidad. Sin embargo, no consta que la autoridad comunal recurrida, debiendo hacerlo, haya examinado cómo ese grado de discapacidad física puede incidir en el desempeño del actor en la conducción de un vehículo motorizado, que justifique las restricciones impuestas al momento de concederle la Licencia no profesional Clase B”.
“en el examen práctico, aprobado por el actor, pesquisando el evaluador únicamente cuatro faltas leves y una grave que no se condice con su dificultad motora, sino con no señalizar en viraje o hacerlo mal, no respetar distancia, ajuste espejo y asiento, no respetar demarcaciones y no observar el tráfico, para luego señalar en las observaciones “sólo automático… presenta problemas notorios de movilidad en su brazo izquierdo para realizar maniobras de viraje y pasar cambios del vehículo”. La anotada observación, sólo importa una descripción física del actor, más no una real valoración de su aptitud para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado, ya sea automático o mecánico, pues nada se señaló en cuanto a cómo su particular condición determinaría una disminución de su capacidad física para esa determinada actividad, explicando las diferencias de ello dependiendo si se trata de un vehículo mecánico o automático, cuanto más si no se observaron faltas en la evaluación a ese respecto, la que precisamente se realizó en un vehículo mecánico”.

Doctrina:

1.- Corresponde confirmar la sentencia apelada y acoger el recurso de protección deducido por el actor en contra de la decisión, adoptada por la Dirección de Tránsito de la Municipalidad recurrida, de otorgar al actor una Licencia de Conducir Clase B, con las restricciones de manejar sólo vehículos automáticos y por el plazo de seis meses. Al respecto, la resolución adoptada por el Director del Tránsito se sustenta únicamente en las dificultades motoras que presenta el actor en su brazo izquierdo, condición que lo caracteriza, que resulta apreciable a simple vista y que ha sido cuantificada por la autoridad competente en un 50% de discapacidad. Sin embargo, no consta que la autoridad comunal recurrida, debiendo hacerlo, haya examinado cómo ese grado de discapacidad física puede incidir en el desempeño del actor en la conducción de un vehículo motorizado, que justifique las restricciones impuestas al momento de concederle la Licencia no profesional Clase B. De este modo, el actuar de la recurrida no se ajustó a la normativa que regula la materia, al no haberse realizado una evaluación técnica que determinaran si la condición física del actor es apta e idónea para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado, ya sea automático o mecánico, explicitando los fundamentos de la misma, motivación que resulta indispensable para objetivar la decisión y no dejarlo entregado a la simple discreción de la Administración, con la subsecuente restricción de los derechos de la recurrente.

2.- Resulta del todo arbitrario que la recurrida omita explicitar los fundamentos de su determinación, con consecuencias tan definitivas para el actor en sus derechos, por lo que resulta preciso exigir a la recurrida un mínimo de diligencia en su proceder y respeto por los principios de no discriminación, objetividad y exhaustividad en la labor que realiza.

3.- El actor fue evaluado dentro de rango en los exámenes psicométrico y sensométrico, en tanto que en entrevista médica, el médico se limitó a observar la dificultad motora que el actor presenta en su brazo izquierdo, sin que el referido profesional haya evaluado cómo esa condición incidía en la conducción de un vehículo motorizado, que era precisamente el objeto de su intervención en el procedimiento, limitándose tan solo a describir al actor físicamente, lo que resulta insuficiente para determinar su aptitud física en relación con la habilidad que se requiere para conducir un vehículo motorizado. Similar omisión se incurrió en el examen práctico, aprobado por el actor.

Consulte sentencia a texto completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s