Juzgado Laboral acoge demanda de tutela labora por despido discriminatorio en razón de edad

En la sentencia, la magistradestableció que la demandada actuó en forma discriminatoria al desvincular al trabajador por su edad, tras prestarle servicios por más de 36 años, al aplicar una política para remozar una “organización añeja”.


El Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago acogió demanda de tutela laboral por despido discriminatorio de agente de sucursal de caja de compensación.

El fallo señala que el actor sostiene que su despido obedeció a su edad, la que de acuerdo con el certificado de nacimiento incorporado era de 61 años al momento del despido. Sostuvo también que la empresa se encontraba en un proceso de reestructuración con una abierta política discriminatoria etaria, donde la mayoría de los despedidos, especialmente en cargos de jefaturas, responde a un perfil por sobre los 45 años. Política de restructuración que buscaría mejores y mayores ganancias.

Pero el elemento más propiamente indiciario de la política discriminatoria lo constituiría que la nueva administración habría manifestado que desea una institución más ágil, más ajustada a los tiempos”, detalla el fallo.

La resolución agrega que: ” este hecho queda claramente establecido del documento que incorpora el actor consistente en Impresión fotostática del Acta de Sesión Ordinaria del Comité de Ética, Nominaciones y Compensaciones, Nº28 Año 2019. De acuerdo con la Memoria Anual 2018 exhibida por la denunciada, dicho Comité tiene la misión de verificar el cumplimiento de la Política de Compensaciones y Beneficios para los ejecutivos y trabajadores de la Caja, orientando al Directorio respecto a las mejores prácticas en la contratación y capacitación de los colaboradores, examinando anualmente la dotación y estructura de ella. En tal Acta se da cuenta que en sesión de 21 de marzo de 2019 del señalado Comité, participaron la presidenta, la directora empresarial, los directores laborales, el gerente general y la jefa de división DO.”.

“Allí –prosigue– se manifiesta que un elemento precisamente discutido en dicha sesión fue el referido a los ‘tipos de generaciones’ que se encontraban en la institución: 13% de mujeres y 16% de hombre de los denominados ‘baby boomers’, generación que se ubica entre los años 1949 y 1968; 51% de mujeres y 50% de hombres de la denominada ‘generación X’, que corresponden a los que se ubican entre los años 1969 y 1980; 34% de mujeres y 32% de hombres de la denominada generación Y o Millenials, que se ubican entre los años 1981 y 1993 y un 2% de mujeres y 1% de hombre de la generación Z o Centennials, ubicados entre los años 1994 y 2010 (la fuente de la clasificación, que naturalmente es sólo estimada, proviene del Diario digital La Vanguardia de Barcelona, http://www.lavanguardia.com).

Pero dado que puede ser un elemento valorado en una empresa la convivencia de diversas generaciones, no es ello sino lo que se señala a continuación en la misma Acta lo que configura los indicios de la vulneración, cuando doña Alejandra García expresa que la ‘intención de mostrar estos datos es destacar la adaptación de la organización a las nuevas generaciones y los cambios que se deben ejercer en el modelo de gestión en vías de aprovechar las nuevas energías. En tal sentido se revisarán los cambios necesarios a ejercer respecto a la dotación actual y su clasificación generacional. La directora Sara Smok destaca la información y comenta que La Araucana es básicamente una organización añeja y que debe tender a un equilibrio entre las generaciones. Es evidente que lamentablemente hay colaboradores que deberán dejar la organización. Es una realidad que compete a todos’ (el subrayado es de este tribunal)”.

“Claramente entonces, a juicio de este sentenciadora, hay indicios de que el despido obedeció a una política de revisar cambios respecto de las generaciones al interior de la empresa y avanzar en dejar de ser una ‘organización añeja’, lo que no puede sino referirse a la edad de los trabajadores, como es el caso del demandante”, añade.

Para el tribunal: “Precisamente eso es lo que ocurre en el presente caso desde que el trabajador, pese a ser de aquellos respecto de los cuales es posible invocar el desahucio, hay indicios de que su despido obedeció a una razón que repugna el derecho, esto es, su despido por pertenecer a un determinado grupo etario, coincidente con la idea de una institución añeja que debe renovarse”.

“La prueba rendida por la demandada –prosigue– (sus documentos, las declaraciones de sus testigos que se refirieron a las labores de actor como Agente de Coronel) pretendió establecer únicamente que el demandante se encontraba dentro de aquellos trabajadores a que se refiere el inciso segundo del artículo 161 del código del trabajo, esto es, quienes representan a la empresa, tales como gerentes, subgerentes, agentes o apoderados, dotados al menos de facultades generales de administración o para el caso de los empleados de exclusiva confianza del empleador. Pero nada aportó acerca de los motivos que la llevaron a utilizar esta facultad que permitiera excluir su edad”.

“De esta forma, corresponde acoger la denuncia y declarar que el despido ha vulnerado la garantía de la igualdad del trabajador al haberlo discriminado en razón de su edad vulnerándose el artículo 2 del Código del Trabajo y las disposiciones previstas en los artículos 1 y 19 Nº2 de la CPR, 2.1 y 23.2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; artículo 2.2 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y artículo 1 del Convenio Nº111 de la OIT condenando a la demandada a las prestaciones y medidas que se indicarán en lo resolutivo de esta sentencia”, concluye.

Por tanto, se resuelve:

“I. SE ACOGE la demanda principal, se declara que entre las partes se desarrolló una relación laboral entre el 1 de enero de 1983 y el 1 de abril de 2019 que terminó por despido que se declara vulneratorio de la garantía de igualdad ante la ley y, en consecuencia, se condena a la demandada a pagar al actos las siguientes prestaciones:

II. $14.702.820 (catorce millones setecientos dos mil ochocientos veinte pesos) equivalente a 11 remuneraciones como indemnización especial del artículo 489 del Código del Trabajo; III. $4.411.447 (cuatro millones cuatrocientos once mil cuatrocientos cuarenta y siete pesos) por concepto del incremento del 30%; IV. Que se ordena que el Directorio y el Comité de Ética, Nominaciones y Compensaciones la demandada deberán asistir a una charla de lo menos 2 horas sobre la discriminación arbitraria en Chile, dictado por un profesor de derecho laboral que haya efectuado clases de pre o post grado en Chile, que no pertenezca a la fiscalía de la empresa, dentro del plazo de 15 días de ejecutoriada la sentencia.

V. La sumas ordenadas pagar se incrementarán en la forma prevista en el artículo 173 del código del trabajo.

VI. Habiendo sido completamente vencido a la demandada se le condena al pago de las costas de la causa que se regulan en la suma de $2.000.000”.

(Fuente: Poder Judicial).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s