Corte de Apelaciones de Santiago confirma sentencia que condenó a universidad por incumplimiento de contrato

Se confirmó en todas sus partes el fallo de primera instancia que acogió la demanda por conducta poco diligente.

La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que condenó a una universidad a pagar indemnización por incumplimiento de contrato al ofrecer un programa de doble titulación.

El fallo de primera instancia observó que el incumplimiento ha pasado a detentar la calidad de cierto, toda vez que la inejecución se prolonga en el tiempo y es por ello que los demandantes han ejercido en estos autos una acción indemnizatoria de perjuicios que se derivan del incumplimiento de obligaciones contractuales de hacer, fundado en el artículo 1553 del Código Civil”.

Al efecto es necesario tener presente que la jurisprudencia reciente de la Excma. Corte Suprema ha admitido la procedencia autónoma de indemnización de daños por incumplimiento contractual, especialmente en el incumplimiento de obligaciones de hacer, como es el caso de autos, que funda en lo sustancial en argumentos como la reparación integral del daño, la interpretación lógica y sistemática del Código Civil, el carácter principal de la obligación de indemnizar y el libre derecho de opción del acreedor entre las acciones o remedios contractuales.

A mayor abundamiento la doctrina nacional y extranjera y la legislación extranjera, ha reconocido el ejercicio de la acción indemnizatoria de forma autónoma, desarrollándola por incumplimiento contractual, incluso en algunos casos de obligaciones de dar, y no solo como una acción o remedio accesorio a la pretensión de cumplimiento o resolución del contrato, refiriéndose a lo que se ha denominado el triple derecho del acreedor.

«De los hechos establecidos, ha quedado de manifiesto que la conducta de la demandada fue a lo menos imprudente y poco diligente, al ofertar una doble titulación que en realidad no estaba en condiciones de realizar por las exigencias del convenio suscrito entre las instituciones educacionales, sin realizar el adecuado análisis de las mismas a la hora de ofrecer la doble titulación. Asimismo resulta evidente que al informar sobre las características del convenio celebrado con el Community College G.N.Y, la demandada omitió aspectos de suyo relevantes para quienes suscribieron el contrato educacional con la demandada en función de la información entregada ampliamente por ella”.

Consulte fallo de la Corte de Apelaciones aquí

Consulte fallo de primera instancia aquí.

(Fuente: PJUD)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: