Corte de Arica rechazó recurso de nulidad interpuesto contra la sentencia que determinó justificada la causal de despido de necesidades de la empresa por aplicación de la Ley N° 21.040

Imperativo legal hacía que la causal obedeciera a razones objetivas, económicas y necesariasRecientemente la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Arica, rechazó un recurso de nulidad interpuesto por un trabajador administrativo en contra de la sentencia que desechó su demanda por despido injustificado en contra de un municipio, tras ser despedido por la causal de necesidades de la empresa fundada en la aplicación de la Ley N° 21.040 que “Crea el Sistema de Educación Pública”.
El tribunal observó que la Ley N° 21.040 “sustituye el anterior sistema de educación municipal, entregando el servicio educacional a nuevos órganos de carácter “públicos funcional y territorialmente descentralizados, con personalidad jurídica y patrimonio propios, los que se relacionarán con el Presidente de la República a través del Ministerio de Educación”.
En este nuevo diseño educacional público, se ordena el traspaso desde los municipios, de toda la infraestructura escolar (muebles e inmuebles) como también la parte de recursos humanos, consistentes en profesionales de la educación (docentes) y los asistentes de la educación.
En cuanto al personal administrativo (como era el trabajador recurrente) del servicio educacional, el artículo trigésimo octavo transitorio de la ley en comento, señala que deberán participar en concursos públicos para su traspaso, añadiendo que “excepcionalmente las municipalidades estarán facultadas para reubicar en otras funciones a los trabajadores que por cualquier causa no hubieren sido traspasados al Servicio Local correspondiente”.
Los sentenciadores descartaron la posibilidad de una errónea aplicación del artículo 161 del Código del Trabajo denunciada por la recurrente: “sin lugar a dudas los hechos y causa invocada como necesidades de la empresa para el despido del actor, esto es, por mandato de la Ley N°21.040, cumple todos y cada uno de los requisitos de procedencia para su invocación, como se ha analizado precedentemente.
En efecto, la ley en comento cambia el sistema de educación pública, que era de carácter municipalizada, por otra de carácter pública y autónoma, haciendo desaparecer los Departamentos de Administración de Educación Municipal (DAEM) o Corporaciones Municipales, decretando el traspaso de toda la infraestructura material y parte de los recursos humanos a este nuevo sistema educacional, haciendo inviable su permanencia en los municipios, los cuales por imperativo legal deben acatar. De esta manera provoca la abolición del sistema educativo municipal, no pudiendo seguir con este Servicio causando un deterioro en las condiciones económicas de las Municipalidades, que hace imposible su funcionamiento, además de ser un supuesto de carácter grave, irremediable, irresistible y permanente.”

Consulte sentencia analizada en Microjuris a continuación:

SILVA C/ SERVICIO LOCAL DE EDUCACIÓN CHINCHORRO – PRIMERA SALA
Tribunal: Corte de Apelaciones de Arica
Sala: Primera
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ306634

Compendia: Microjuris, Laboral

VOCES: – LABORAL – MUNICIPALIDADES – ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES – ORGANOS DEL ESTADO – NECESIDADES DE LA EMPRESA – DESPIDO JUSTIFICADO – RECURSO DE NULIDAD – RECHAZO DEL RECURSO –

Los hechos causa invocada como necesidades de la empresa para el despido del actor, esto es, por mandato de la Ley N°21.040, cumple todos y cada uno de los requisitos de procedencia para su invocación. En efecto, la ley en comento cambia el sistema de educación pública, que era de carácter municipalizada, por otra de carácter pública y autónoma, haciendo desaparecer los Departamentos de Administración de Educación Municipal (DAEM) o Corporaciones Municipales, decretando el traspaso de toda la infraestructura material y parte de los recursos humanos a este nuevo sistema educacional, haciendo inviable su permanencia en los municipios, los cuales por imperativo legal deben acatar.

Doctrina:
1.- Corresponde rechazar el recurso de nulidad deducido por la parte demandante en contra de la sentencia que rechazó en su totalidad la demanda por despido injustificado. Esto, debido a que no yerra la sentencia impugnada pues la causa invocada como necesidades de la empresa para el despido del actor, esto es, por mandato de la Ley N°21.040 , cumple todos y cada uno de los requisitos de procedencia para su invocación. En efecto, la ley en comento cambia el sistema de educación pública, que era de carácter municipalizada, por otra de carácter pública y autónoma, haciendo desaparecer los Departamentos de Administración de Educación Municipal (DAEM) o Corporaciones Municipales, decretando el traspaso de toda la infraestructura material y parte de los recursos humanos a este nuevo sistema educacional, haciendo inviable su permanencia en los municipios, los cuales por imperativo legal deben acatar. De esta manera provoca la abolición del sistema educativo municipal, no pudiendo seguir con este Servicio causando un deterioro en las condiciones económicas de las Municipalidades, que hace imposible su funcionamiento, además de ser un supuesto de carácter grave, irremediable, irresistible y permanente.

2.- El mandato legal constituye una causa objetiva, ajena a la conducta contractual o personal del trabajador, o de la mera voluntad del empleador, el cual se encuentra obligado a cumplir, so pena de desacatado a la ley. Finalmente, la Ley N° 21.040 no contempla el traspaso del personal administrativo de la educación municipal, función que cumplía el actor, debiendo postular a concursos públicos (el cual no hizo), contemplando la necesaria separación de uno o más trabajadores, pudiendo solo la Municipalidad, en forma facultativa y exclusiva reubicarlos en otras funciones municipales, siempre que exista disponibilidad para ello en su planta de personal. De esta manera se considera que el despido del actor por la causal del artículo 161 del Código del Trabajo, es justificado y procedente, amén de ser ajustado a los hechos y al derecho.

3.- Atendido los términos del artículo 161 del Código del Trabajo, interpretado a la luz de los principios de la protección del trabajador y de continuidad o estabilidad laboral, el empleador sólo puede invocar la causal de que se trata aludiendo a aspectos de carácter técnico o económico referidos a la empresa, establecimiento o servicio, y es una de tipo objetiva, por ende, no se relaciona con la conducta desplegada por el trabajador, y excede la mera voluntad del empleador; razón por la que debe probar los supuestos de hecho que den cuenta de la configuración de aquellas situaciones que lo forzaron a adoptar procesos de modernización o racionalización en el funcionamiento de la empresa, o de eventos económicos, como son las bajas en la productividad o cambio en las condiciones de mercado.

4.- La interpretación correcta de la norma contenida en el artículo 161 del Código del Trabajo es aquella que postula que el empleador puede invocarla para poner término al contrato de trabajo, siempre que la desvinculación del trabajador se relacione con aspectos de carácter técnico o económico de la empresa, establecimiento o servicio, y que al ser objetiva no puede fundarse en su mera voluntad, sino que en situaciones que den cuente que forzosamente debió adoptar procesos de modernización o de racionalización en el funcionamiento de la empresa, también en circunstancias económicas, como son las bajas en la productividad o el cambio en las condiciones de mercado.

Consulte sentencia a texto completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s