Corte Suprema revocó sentencia y rechazó recurso de protección contra municipio por ordenanza que limitó el tránsito de embarcaciones con motor de combustión en laguna

Resulta posible limitar racionalmente esa libertad de tránsito en pos de la protección de la salud de la población y el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación

Recientemente, la Tercera Sala de la Corte Suprema revocó la sentencia que acogió tres recursos de protección acumulados, interpuestos en contra de una municipalidad por la dictación de una ordenanza que limitó el desembarco, circulación y navegación de embarcaciones o vehículos acuáticos, toda vez que la dictación del acto tuvo como finalidad proteger el ecosistema de ese cuerpo hídrico, su flora y fauna, la salud de personas y animales, y en general, la integridad medio ambiental, así como la sustentabilidad económica para la comunidad local; y dicho acto observó todas las formalidades establecidas en la ley para su tramitación y contó con fundamentación suficiente.
El tribunal además consideró que: «si bien los particulares tienen un derecho de uso general para fines recreacionales, deportivos, de sus vehículos acuáticos impulsados a motor en bienes nacionales de uso público, dicha utilización debe efectuarse en cada caso conforme a las condiciones que fije la administración, atendida la naturaleza de los mismos y los fines perseguidos por dicha administración.
Al efecto cabe tener presente lo resuelto por esta Corte Suprema en autos Rol 18.721-2018, en que se decreta la legalidad de la Ordenanza Municipal dictada por la Municipalidad de las Condes que prohibió fumar cigarrillos en determinados parques y plazas de la comuna, pues, pese a tratarse de una actividad lícita, no se pueden desconocer sus efectos nocivos para la salud humana, por lo que resulta posible limitar racionalmente esa libertad en pos de la protección de la salud de la población y el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación«.
Consulte sentencia analizada por Microjuris, a continuación:

CONTZEN Y OTROS C/ ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE QUILLÓN – TERCERA SALA
Tribunal: Corte Suprema
Sala: Tercera
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ307216
Compendia: Municipalidades, Microjuris

VOCES: – RECURSO DE PROTECCION – MUNICIPALIDADES – DERECHO A VIVIR EN UN MEDIO AMBIENTE LIBRE DE CONTAMINACIÓN – SALUD – TURISMO – BIEN NACIONAL DE USO PÚBLICO – FACULTADES DEL ALCALDE – ORDENANZA MUNICIPAL – RECURSO DE APELACION – RECURSO ACOGIDO –

La Ordenanza dictada por la municipalidad que dispuso la prohibición de transito de embarcaciones y vehículos acuáticos propulsados por motores de combustión en base a hidrocarburos o por cualquier tipo de motor que sobrepase los 9,9 HP en la Laguna, no resulta ilegal o arbitraria pues dicho acto administrativo fue dictado por la autoridad municipal a través del procedimiento y con los requisitos contemplados en la Ley para su emisión, y además en ejercicio de la atribución de administrar los bienes nacionales de uso público, radicando su fundamento en consideraciones de protección del medio ambiente, fomento del turismo, el deporte y la recreación, y en la economía local sustentable.

Doctrina:

1.- Corresponde acoger el recurso de apelación deducido por la municipalidad en contra de la sentencia que dio lugar al recurso de protección deducido por los particulares en contra de la Ordenanza dictada por la municipalidad que dispuso dispuso dentro del límite geográfico de la comuna, la prohibición de transito de embarcaciones y vehículos acuáticos propulsados por motores de combustión en base a hidrocarburos o por cualquier tipo de motor que sobrepase los 9,9 HP en la Laguna, a fin de proteger el ecosistema de ese cuerpo hídrico, su flora fauna, y, eventualmente, para la salud de personas y animales, considerando la ocurrencia de fenómenos tales como la eutrofización, y, en definitiva, su integridad medio ambiental, así como la sustentabilidad económica del mismo, considerando su importancia para la comunidad local. Al respecto, el acto recurrido no resulta ilegal o arbitrario pues la ordenanza municipal fue dictada con total apego al ordenamiento jurídico vigente y con una sólida base técnica, manifestada por los informes y presentaciones científicas de expertos en la materia y la normativa contemporánea sobre protección del medio ambiente. En efecto, dicho acto administrativo fue dictado por la autoridad municipal a través del procedimiento y con los requisitos contemplados en la Ley para su emisión, y además en ejercicio de la atribución de administrar los citados Bienes, radicando su fundamento en consideraciones de protección del medio ambiente, fomento del turismo, el deporte y la recreación, y, en definitiva, de la economía local sustentable.

2.- Considerando las facultades de la entidad edilicia, reconocidas tanto por la Constitución Política de la República como por la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, la dictación de la ordenanza cumple con resguardar derechos fundamentales de las personas, estableciendo una protección ambiental reforzada de la Laguna. De igual forma, instaura un cambio de paradigma en cuanto a la utilización del patrimonio público comunal en orden al desarrollo sostenible o sustentable del mismo, al reducir la producción de nocivos contaminantes en el ecosistema acuático, compatibilizándolo con el desarrollo económico y turístico del lugar mediante una autorización excepcional de carácter transitorio, y al permitir la circulación de toda otra clase vehículos de menor impacto ecológico, todo lo cual armoniza perfectamente con la legislación imperante.

3.- Se descarta una discriminación de carácter arbitrario por parte del Municipio en la dictación de la Ordenanza, por cuanto, si bien dicha diferenciación es efectiva, no tiene la característica de ser irrazonable, ya que la decisión se encuentra debidamente fundamentada en antecedentes científicamente afianzados que permiten establecer la idoneidad de la medida resuelta para alcanzar el fin perseguido, esto es, una mayor protección de los ecosistemas naturales del bien nacional de uso público denominado Laguna en aras del principio de Desarrollo Sustentable, que armoniza tal protección ambiental con el progreso económico respetuoso de la sustentabilidad de los ecosistemas, compatibilizándolo con su rol como centro recreacional turístico.

4.- Si bien los particulares tienen un derecho de uso general para fines recreacionales, deportivos, de sus vehículos acuáticos impulsados a motor en bienes nacionales de uso público, dicha utilización debe efectuarse en cada caso conforme a las condiciones que fije la administración, atendida la naturaleza de los mismos y los fines perseguidos por dicha administración.

5.- No existen derechos fundamentales conculcados en forma arbitraria porque, por un lado, de ninguna forma se prohíbe el uso de la laguna por los recurrentes ni para realizar actividades recreativas o, incluso, para la navegación a través de diversos medios de transporte habilitados, tales como botes, bicicletas y vehículos eléctricos o con energía verde y sin que de ninguna manera se haya limitado el dominio, uso o goce de los terrenos y/o predios circundantes, sino que se establece una norma de buena convivencia y administración, a fin de proteger y salvaguardar la Laguna tanto para el uso actual como en el futuro, ya que es el principal sustento y atractivo turístico de la comuna.

Consulte sentencia de texto completo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: