Corte de Santiago confirma pago de indemnización por fallas constructivas en áreas comunes de edificio

La Corte confirmó la sentencia impugnada, que acogió parcialmente la demanda deducida y condenó a Inmobiliaria y a  constructora en calidad de propietaria primera vendedora y constructora del inmueble, respectivamente, a pagar a la comunidad demandante la suma de $60.763.189.

La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que acogió la demanda dirigida en contra de inmobiliaria y constructora por los defectos que presentan los espacios comunes del edificio, erigido en calle San Ignacio de la comuna.

El fallo señala que las demandadas no han sido vencidas totalmente, de manera que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 144 del Código de Procedimiento Civil, no procede que soporten el pago de las costas de la causa.
Y visto, además, lo dispuesto en el artículo 186 del citado texto, se revoca la sentencia de fojas 228, dictada con fecha veintitrés de abril de dos mil diecinueve, por el Quinto Juzgado Civil de Santiago, en aquella parte que condenó en costas a las demandadas, y se decide, en cambio, que se las absuelve de su pago. Se confirma, en lo demás apelado, la mencionada sentencia”, consigna el fallo.

La resolución confirmada consigna que cabe reiterar que el artículo 18 de la Ley de Urbanismo y Construcción contempla en su inciso 1° que El propietario primer vendedor de una construcción será responsable por todos los daños y perjuicios que provengan de fallas o defectos en ella, sin perjuicio de su derecho a repetir en contra de quienes sean responsables de las fallas o defectos de construcción que hayan dado origen a los daños y perjuicios.

Por su parte, en su inciso 4°, dispone que los constructores serán responsables por las fallas, errores o defectos en la construcción, sin perjuicio de las acciones legales que puedan interponer a su vez en contra de los proveedores, fabricantes y subcontratistas.

…“Que así–prosigue–, ante la petición que los demandados sean condenados ‘in solidum’, cabe señalar que en nuestro ordenamiento la solidaridad sólo puede establecerse por la convención, el testamento y la Ley, de modo que, no estableciéndose en la Ley General de Urbanismo y Construcciones la solidaridad respecto de la primera vendedora y constructora por los daños que se deriven de defectos en la construcción, no puede asignársele tal carácter”.

Para el tribunal la norma transcrita precedentemente ha de entenderse que la actora está facultada para perseguir el pago íntegro de la indemnización a cualquiera de las demandadas, sin perjuicio del derecho que le entrega a la Inmobiliaria Casa Harrington de repetir en contra de la empresa constructora por su responsabilidad en los defectos de construcción acreditados en autos, y del derecho de la empresa constructora de interponer las acciones legales que estime procedentes a su vez en contra de los proveedores, fabricantes y subcontratistas.

Consulte texto completo de la sentencia aquí.

(Fuente: Poder Judicial).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: