Corte Suprema rechaza recurso de casación y confirma fallo que acoge demanda de cumplimiento forzado de contrato de seguro

En fallo unánime, la Primera Sala de la Corte Suprema rechazó el recurso de casación deducido en contra de la sentencia que acogió demanda de cumplimiento forzado de contrato e indemnización de perjuicios presentada en contra de la Compañía de Seguros de Crédito Continental SA.

La Corte Suprema rechazó el recurso de casación deducido en contra de la sentencia que acogió demanda de cumplimiento forzado de contrato e indemnización de perjuicios presentada por una empresa en contra de una Compañía de Seguros .

En fallo unánime, la Primera Sala de la Corte Suprema desestimó infracción en la sentencia atacada, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, que confirmó la de primer grado que acogió la demanda.

Que, atendidos los hechos que se han asentado en la causa, resulta que las dos facturas que al no ser informadas antes del 10 de agosto y del 10 de septiembre de 2015 quedaron sin cobertura por no haber sido declaradas por el asegurado conforme a los términos exigidos en la póliza –esto es, la factura Nº11.375, emitida el 14 de julio de 2015 por $37.509.034 y la Nº12.605, otorgada el 6 de agosto de 2015 por $37.451.947–, ha de dejarse constancia que, a solicitud de la propia Compañía de Seguros, empresa informó de sendas facturas, con la correspondiente remisión de los respectivos ejemplares y demás antecedentes comerciales de los clientes, con anterioridad, incluso, todavía, a la consabida época de vencimiento del plazo del 10 de agosto y 10 de septiembre de 2015, como quiera que la información le fue suministrada por la asegurada a la Compañía respecto de la primera el 29 de julio de 2015 y de la otra el 19 de agosto de 2015”, sostiene el fallo.

La resolución agrega: “Que, por lo mismo, si bien es cierto que la información de los créditos no se ciñó estrictamente a lo que rigurosamente sancionaba la póliza en la cláusula que se ha transcrito precedentemente, no es menos efectivo que tal información ya había sido antes requerida por la propia Compañía de Seguros a la empresa. y ésta, a su vez, ya se la había suministrado a aquella y en los mismos términos solicitados, al punto que la Compañía de Seguros con esa información que fue dada con antelación por el asegurado, procedió incluso a cancelar la línea de crédito que se le habría otorgado a los respectivos clientes deudores de sendas facturas, esto es, con lo que a la época en que debían declararse las facturas ninguna de ellas figuraba en la nómina de clientes, por haber sido estos ya eliminados previamente por la propia Compañía, con lo que la referida información era innecesario declararla”.

Que, de consiguiente, al interpretarse por los jueces del fondo el contrato de seguro conforme a los hechos que se le han asentado en el proceso, se han dilucidado así las deudas y dificultades que suscitaba la inteligencia y aplicación de las cláusulas de la póliza que consignaron las declaraciones a que debía ajustarse el asegurado para informar las ventas efectuadas, entre las cuales figuraban las relativas a las citadas facturas Nºs 11.375 y 12.605 y de las cuales ya estaba impuesta la Compañía de Seguros con anterioridad a la premura que estatuía la póliza, por haberse requerido dicha información a la asegurada por la respectiva demandada con antelación al vencimiento de los plazos previstos en la póliza”, añade.

Que, por ende, al ajustarse cabalmente a los hechos establecidos la interpretación que se le ha dado al contrato por los sentenciadores, ha de admitirse que no se divisan, entonces, los errores de derecho que se le atribuyen al fallo, en cuanto a precisar el verdadero significado que se le ha fijado al alcance de lo estipulado, y con ello haberse declarado, como dice el fallo, que, por otra vía, fue proporcionada a la demandada igualmente la comunicación a que el contrato la compelía y sin que la Compañía hubiese explicado satisfactoriamente porque esa misma información no resultaba suficiente para dar cumplimiento con el sentido de lo que habría previsto el contrato”, concluye el fallo.

Ver fallo Corte Suprema aquí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: