Corte Suprema ordena al fisco indemnizar a familiares de paciente que falleció por falta de servicio en Hospital Clínico de Magallanes

Se estableció la falta de servicio del centro asistencial al no prevenir la sobreinfección que contribuyó al deceso de la paciente.

La Corte Suprema condenó al fisco a pagar una indemnización total del $30.000.000 (treinta millones de pesos) al cónyuge e hija de paciente que falleció en el Hospital Clínico de Magallanes, debido al mal tratamiento de escaras (tejidos necrosados), derivadas de grave cuadro diabético.

El fallo observa que, a la luz de los hechos establecidos, ha resultado acreditada la falta de servicio en que incurrió la demandada, puesto que, ante una paciente con alto riesgo de padecer escaras, atendida su gravedad y tratamiento, no adoptó medidas que fueran eficientes en impedir que éstas se sobreinfectaran. En otras palabras, si bien la aparición de las escaras era previsible e incluso esperable, en razón de las condiciones de la paciente y los fármacos que recibía, ante la materialización de dicho riesgo, era exigible a la demandada la adopción de medidas que impidieran la sepsis, lo cual no hizo; por el contrario, la contaminación de la herida fue de una magnitud tal que constituyó una de las causas de la muerte.

Asimismo sostiene que a lo anterior se adiciona el hecho que, al ingreso, no se registra en la ficha clínica antecedente alguno de una desnutrición, la cual se constata con mucha posterioridad, de lo cual queda en evidencia que ella se gestó mientras la paciente se hallaba al cuidado del establecimiento hospitalario.

En este escenario, la falta de servicio incurrida por la demandada se encuentra en una directa relación de causalidad con el fallecimiento y, por consiguiente, con el daño sufrido por los actores.

Por todo lo anterior se revoca la sentencia de catorce de noviembre de dos mil veinte, dictada por el Segundo Juzgado de Letras de Punta Arenas y, en su lugar, se declara que se acoge la demanda, sólo en cuanto se condena al Fisco de Chile a pagar la cantidad de $15.000.000 (quince millones de pesos) a cada uno de los demandantes, por concepto de daño moral.

Las cantidades antes señaladas deberán pagarse reajustadas de acuerdo a la variación que experimente el Índice de Precios al Consumidor desde la fecha de esta sentencia y hasta la del pago efectivo, más el interés corriente para operaciones reajustables que devenguen las sumas de dinero antes señaladas desde que el deudor incurra en mora hasta su pago efectivo.

Consulte texto completo del fallo.

(Fuente: Poder Judicial).

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: