Corte Suprema rechazó recurso de nulidad y confirmó condena de ex alcaldesa como autora del delito de fraude al Fisco

Los hechos fueron perpetrados entre los años 2015 y 2016 contra una Corporación Municipal de Desarrollo Social

En días recientes la segunda sala de la Corte Suprema rechazó un recurso de nulidad interpuesto por la defensa de una ex alcaldesa condenada como autora del delito de fraude al fisco perpetrado contra una Corporación Municipal de Desarrollo Social, durante los años 2015 y 2016. El máximo tribunal descartó las diversas causales alegadas por la recurrente, entre ellas, la hipótesis de infracción al debido proceso; derecho a defensa; al principio de congruencia; a la sana crítica. Del mismo modo, los sentenciadores desecharon la alegación de error en la calificación jurídica debiendo haber condenado por delito de malversación por aplicación pública. Por último, también descartó la concurrencia de circunstancias atenuantes.
Consulte sentencia analizada por Microjuris a continuación:

MINISTERIO PÚBLICO ANTOFAGASTA C/ ROJO – SEGUNDA SALA
Tribunal: Corte Suprema
Sala: Segunda
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ312472
Compendia: Administrativo, Microjuris

VOCES: – PENAL – FRAUDE AL FISCO – PARTICIPACIÓN EN EL DELITO – MUNICIPALIDADES – ENGAÑO – ARDID – TIPICIDAD – MALVERSACIÓN DE CAUDALES PÚBLICOS – DEFRAUDACIÓN EN PERJUICIO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA – RECURSO DE NULIDAD – RECHAZO DEL RECURSO –

El delito de fraude al Fisco no es una forma de estafa con el elemento subjetivo de «engaño» entre sus requisitos, sino que lo esencial es que sea una acción malintencionada por quienes detentan funciones públicas con facultades de administración y disposición patrimonial a nombre del Fisco.

Doctrina:

1.- Corresponde rechazar el recurso de nulidad, confirmando la sentencia que condena a los acusados por el delito de fraude al Fisco del artículo 239 del Código Penal. Esto, pues no ha habido cambios entre la acusación y los hechos conocidos en la sentencia, por lo que no se ha restado ninguna posibilidad de defensa, pues la discusión ha girado en torno a una calificación jurídica que nunca ha mutado, esto es, el fraude al fisco, y a base de ello se ha discutido y rendido prueba por los intervinientes.

2.- En el proceso de subsunción de los hechos de la acusación aparece que los acontecimientos demostrados materia de la condena satisfacen en lo sustantivo los parámetros de concordancia requeridos por el principio de congruencia, dado que los acontecimientos que se juzgaron y que se cuestionan en el recurso de nulidad son unas mismas acciones cuya interpretación por los intervinientes puede ser distinta según su propia misión u objetivo en el proceso, pero que por lo mismo han sido posibles de controvertir, justamente sobre aquel sustrato fáctico a partir del cual los intervinientes desplegaron su actividad acusatoria y defensiva, lo que excluye toda posibilidad de que se trate de algo inesperado para la Defensa.

3.- No corresponde entender el fraude al fisco como una forma de estafa con el elemento «engaño» entre sus requisitos, pues esto implicaría incurrir en el absurdo de pretender que hubiera una persona natural a quien se haga artificiosamente que se represente una falsa idea de la realidad para que efectúe una disposición patrimonial con perjuicio para ésta o terceros, lo que es prácticamente inaplicable en casos de personas jurídicas y en que se administra recursos de terceros o al menos de la comunidad. Es por ello que lo esencial en casos como los que esta figura de fraude al fisco pretende proteger, es de la acción malintencionada de quienes detentan funciones públicas justamente con facultades de administración y disposición patrimonial a nombre del Fisco, es decir, que las ejerzan frustrando la misión que tienen sobre el patrimonio público.

4.- En cuanto al argumento sobre una eventual transgresión al derecho a defensa por haberse permitido, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 332 del Código Procesal Penal, la lectura de sus declaraciones prestadas ante la policía por testigos de la causa, debe señalarse que el propio artículo establece causales y oportunidad para su procedencia, discusión, viabilidad y rendición. Por tanto, estando ya aquilatadas las declaraciones y en ese marco prestadas, además de justificadas las razones para así hacerlo, no aparece reproche alguno a ellas.

Consulte sentencia a texto completo

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: