Corte Suprema revocó sentencia y acogió recurso de protección de municipio contra actuar de servicio de evaluación que no le permitió participar en proceso ambiental

Calidad de interesado del recurrente está determinada por su regulación legal

En días recientes la Tercera Sala de la Corte Suprema revocó la sentencia que desechó un recurso de protección interpuesto por un alcalde contra el actuar ilegal y arbitrario de un servicio de evaluación ambiental, que declaró que municipio no era un interesado que lo facultaba para intervenir formulando observaciones, entre ellas, que el proyecto de construcción, habilitación y operación de las instalaciones para el tratamiento y disposición de aguas servidas que debía conocer la recurrida, correspondía a la fracción de un proyecto que en su conjunto requería Evaluación Ambiental a través de una DIA; al no acreditar su interés en el proyecto.

Los sentenciadores estimaron que «el recurrido sostiene que el actor no justificó su calidad de interesado, en tanto no acreditó la concurrencia de alguna de las hipótesis previstas en el artículo 21 de la Ley N° 19.880… cabe consignar, en relación a la situación del municipio recurrente, que, como lo ha señalado previamente esta Corte en relación a la legitimidad activa del ente edilicio el artículo 54 de la Ley N° 19.300 confiere acción ambiental a ‘las municipalidades, por los hechos acaecidos en sus respectivas comunas’, regla que se reproduce en el artículo 18 N° 2 de la Ley N° 20.600 y que no es sino una manifestación de la atribución municipal de ‘satisfacer las necesidades de la comunidad local’ (artículo 1° de la Ley N° 18.695), para lo cual contará, entre otros, con una unidad encargada de la función de medio ambiente (artículo 25 del mismo cuerpo legal)», añadiendo que el recurso de protección interpuesto constituye «la concreción de un interés municipal en relación al resguardo del medio ambiente comunal, respecto de hechos que pudieren afectar el derecho de los habitantes a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, y que se asienta en normas expresas que presumen tal interés en este ámbito«.

Respecto al fraccionamiento, la sentencia indica que «los antecedentes de autos dan cuenta de que el titular del proyecto ajustó la propuesta contenida en su consulta de pertinencia de manera que, al menos por este factor, su proyecto no se viera en la necesidad de ser sometido a evaluación ambiental, sin considerar, no obstante, que la cantidad de población que propone como beneficiaria del servicio que prestará se encuentra de tal manera cercana al mínimo que exige dicho ingreso que, cualquier mínima modificación en el número de habitantes de las señaladas viviendas, podría elevar su magnitud por encima de dicho mínimo, situación que se advierte como de sencilla ocurrencia, considerando que bastaría con que llegaran once personas por sobre las previstas para que ello ocurriese.
… no resulta aceptable el razonamiento del servicio recurrido en cuya virtud entiende que la mera mención de una cierta cifra de beneficiarios del servicio en comento basta para excluir a este proyecto de la evaluación ambiental en examen, sin advertir que, por la inversa, se trata de un guarismo tan cercano al mínimo que se ha intentado sortear, que una muy pequeña fluctuación, como aquella constituida por la simple llegada de once habitantes más de los esperados, ha de obligar al titular a ingresar al referido sistema«. Consulte sentencia analizada por Microjuris a continuación:

ALCALDE DE LA ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE QUILICURA C/ SERVICIO DE EVALUACIÓN AMBIENTAL DE LA REGIÓN METROPOLITANA – TERCERA SALA
Tribunal: Corte Suprema
Sala: Tercera
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ312467
Compendia: Ambiental, Administrativo, Municipalidades, Microjuris
VOCES: – RECURSO DE PROTECCIÓN – MUNICIPALIDADES – AMBIENTAL – EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL – DERECHO A VIVIR EN UN MEDIO AMBIENTE LIBRE DE CONTAMINACIÓN – IMPACTO AMBIENTAL – PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO – DEBIDO PROCESO – TERCEROS – RECURSO DE APELACION – RECURSO ACOGIDO –
El Servicio de Evaluación Ambiental resuelve con manifiesta antijuridicidad al determinar que el proyecto no debe ingresar al SEIA en forma previa a su ejecución por encontrarse el mismo por escaso margen por debajo de la cifra mínima que transforma en obligatorio el ingreso.

Doctrina:
1.- Corresponde acoger el recurso de apelación, acogiendo el recurso de protección y estableciendo que tanto la Municipalidad como su Alcalde deberán ser tenidos como interesados en el procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental, y además que el proyecto evaluado deberá ingresar obligatoriamente al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Esto, puesto que la decisión de que el proyecto no requiere ingresar obligatoriamente al SEIA en forma previa a su ejecución reviste una manifiesta antijuridicidad, ya que la propuesta se sitúa por tan escaso margen por debajo de la cifra mínima que transforma en obligatorio el ingreso de esta propuesta a evaluación ambiental que, en los hechos, la probabilidad de que ese exceso ocurra es altísima y permite concluir, por lo mismo, que la exclusión acordada por el recurrido carece de fundamento. De esta manera, vulnera lo establecido en el artículo 10 de la Ley N° 19.300 y en el literal o.4 del artículo 3 del Decreto Supremo N° 40.
2.- El Servicio de Evaluación Ambiental no sólo actuó de manera ilegal y arbitraria al no ingresar el proyecto al SEIA, sino que, además, vulnero´ la garantía consagrada en el N° 8 del artículo 19 de la Constitución. Esto, desde que ha puesto en entredicho el derecho del actor y de los habitantes de la comuna en cuyo interés ha obrado el Municipio, a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, pues, en lugar de ordenar que el proyecto de que se trata fuera sometido a evaluación ambiental, decidió que ella no era necesaria.
3.- No resulta aceptable el razonamiento del Servicio de Evaluación Ambiental en cuya virtud entiende que la mera mención de una cierta cifra de beneficiarios del servicio en comento basta para excluir a este proyecto de la evaluación ambiental. El servicio recurrido no advierte que, por la inversa, se trata de un guarismo tan cercano al mínimo que se ha intentado sortear que una muy pequeña fluctuación, como aquella constituida por la simple llegada de once habitantes más de los esperados, ha de obligar al titular a ingresar al referido sistema.
Consulte sentencia a texto completo

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: