Corte Suprema ordena a hospital programar día y hora para intervención quirúrgica de paciente transgénero

La Corte Suprema ordenó al Hospital de Carabineros programar, en un plazo de un mes, día y hora para concretar intervención de histerectomía total de paciente transgénero, postergada injustificadamente desde 2018.

En la sentencia, la Tercera Sala del máximo tribunal  estableció el actuar arbitrario, discriminatorio y contrario a la ley del centro asistencial al dilatar sin justificación la intervención quirúrgica, necesaria para el desarrollo pleno de la identidad del recurrente.

Que, por tanto, es deber del Estado velar por la dignidad e igualdad en el trato a las personas transgénero, porque la identidad de género constituye un elemento intrínseco de la naturaleza humana y, como tal, constituye una garantía fundamental que no puede ser renunciada o desconocida por ninguna persona natural o jurídica, porque lo contrario importaría transgredir la dignidad de ese ser humano en su ineludible e integral generalidad y, en este caso particular, además, el principio rector que rige la materia, esto es, el de la protección del interés superior de NNA”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que: “De manera que, si bien, se debe reconocer que la recurrida ha ejecutado algunas de las acciones de salud encaminadas a posibilitar la conformidad de la persona entre su identidad de género y sus características físicas, inexplicablemente ha dilatado la ejecución de la operación con acciones tales como requerir que la madre y el padre del recurrente suscribieran documentos notariales en los que se les liberara de toda responsabilidad, cuestión que desconoce su derecho fundamental a autodeterminarse respecto de su identidad, puesto que esa decisión, tal como se desprende de la normativa expuesta, corresponde a una prerrogativa que es de exclusiva potestad del joven, quien, por lo demás, si bien dio inicio a las gestiones para conseguir la transición corporal cuando era menor de edad, contaba a esa época con 16 años y actualmente ya es mayor de edad, en consecuencia, su autodeterminación en relación a su género, es parte de su dignidad como persona humana y que, por tanto, así entendida no puede ser condicionada de modo alguno en su ejercicio”.

Para la Corte Suprema: “(…) con estos antecedentes, la negativa de la recurrida a programar y realizar la histerectomía abdominal encaminada a lograr la transición corporal del actor, es contraria a la ley, carece de razonabilidad y vulnera las garantías constitucionales previstas en el artículo 19 numerales 1, 2 y 4 de la Carta Política, desconociendo con ello su interés superior porque, se reitera, dicho actuar devela una discriminación arbitraria que se traduce en la no aceptación de la decisión del joven en relación a su identidad de género, afectando con ello el derecho que tiene a elegirlo, razones por las que se impone acoger la presente acción constitucional, en los términos que se expondrá en lo resolutivo”.

Por tanto, se resuelve que: “se confirma la sentencia apelada de tres de noviembre de dos mil veintiuno que acogió el recurso de protección, con declaración que se ordena a la recurrida que proceda a programar el día y hora de la histerectomía abdominal prescrita al recurrente prescindiendo al efecto de cualquier tipo de declaración o consentimiento por parte de los padres de aquél, lo que deberá cumplir dentro del plazo de treinta días desde que la sentencia quede ejecutoriada”.

(Fuente: poder judicial)

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: