Corte Suprema rechaza recurso de casación y confirma fallo que ordenó la restitución de monto aportado para la compra de inmueble

La Corte Suprema rechazó el recurso de casación en el fondo interpuesto en contra de la sentencia que acogió demanda de cobro del monto entregado para la compra de un inmueble en la comuna de Pichilemu.


La Corte Suprema descartó error de derecho en la sentencia impugnada, dictada por la Corte de Apelaciones de Rancagua, que confirmó la de primer grado que acogió la demanda y condenó en costas a la recurrente a restituir la suma de $26.000.000, más reajustes e intereses.

La sentencia señala que el fallo impugnado estimó que la prueba rendida por el actor, en especial la copia simple de consulta histórica de captación de fecha 26 de febrero de 2013, en la que consta que el demandante tomó un vale vista y se constituyó en beneficiario del mismo; la copia de detalle de orden de pago y la copia simple del acta de audiencia de confesión de deuda, celebrada en la causa Rol C-27842-2015 del 26° Juzgado Civil de Santiago, permite asentar que el actor tomó un vale vista y se constituyó en beneficiario del mismo y que entregó esa suma de dinero a la demandada, con la finalidad de pagar una propiedad que esta adquirió para sí, lo cual lleva a concluir que entre las partes se perfeccionó un contrato de mutuo.

El tribunal desecha la defensa de la demandada en orden a que lo que existiría sería una donación pues no rindió prueba en tal sentido.

Así, razona el fallo, habiéndose acreditado que el actor entregó una suma de dinero a la demandada a título de mutuo, esta no rindió prueba tendiente a demostrar su pago, motivo por el cual acoge la demanda intentada.

La resolución agrega: “Que, la transgresión que la parte recurrente denuncia respecto de la norma sustantivas que indica requiere desvirtuar, mediante el establecimiento de nuevos hechos, el supuesto fáctico fundamental asentado por los jueces, cual es que entre las partes se perfeccionó un contrato de mutuo en virtud del cual el actor entregó a la demandada la suma de $26.000.000, dinero que esta última no ha restituido”.

Para la Sala Civil, en la especie: “(…) cabe señalar que los hechos fijados en una sentencia corresponden al resultado de la ponderación judicial de la prueba rendida en el juicio y esta actividad de análisis, examen y valoración del material probatorio se encuentra dentro de las facultades privativas de los sentenciadores, concerniendo, por ende, a un proceso racional del tribunal, por lo que no está sujeto al control del recurso de casación en el fondo, salvo que se haya denunciado, de modo eficiente, la vulneración de las leyes reguladoras de la prueba que han permitido establecer el presupuesto fáctico que viene asentado en el fallo, cuyo no es el caso”.

“En efecto –prosigue–, el recurso denuncia el quebrantamiento del artículo 1702 del Código Civil, lo que debe ser desestimado toda vez que del análisis del fallo recurrido se colige que los jueces del fondo en ningún momento negaron el carácter de escritura pública a los documentos privados o que se han mandado tener por reconocidos en los casos y con los requisitos prevenidos por la ley, ni tampoco han desconocido el valor probatorio que ellos pudieran tener, debiendo considerarse, que, en definitiva, el propósito final de las argumentaciones que vierte el recurrente a ese respecto, para expresar el error de derecho que atribuye a la sentencia recurrida, consiste en promover que se lleve a cabo por esta Corte una nueva valoración de las probanzas, distinta de la ya efectuada por los jueces del mérito, actividad que resulta extraña a los fines de la casación en el fondo”.

“Que lo razonado lleva a concluir que el recurso de casación en el fondo adolece de manifiesta falta de fundamento”, concluye.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

 

 

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: