Corte de Santiago rechazó reclamación de ilegalidad de empresa contra decreto alcaldicio que unilateralmente puso término a protocolo sobre bien nacional de uso público

Contrario a lo sostenido por la reclamante, se estimó que la naturaleza de dicho protocolo corresponde a la de un permiso y no a una concesión, por lo que no se requería de la aprobación del Concejo.

En días recientes la Séptima Sala dela Corte de Apelaciones de Santiago desechó una reclamación de ilegalidad deducida por una empresa en contra los Decretos Alcaldicios en virtud de los cuales se puso término unilateral al Protocolo de Uso de Bien Nacional de Uso Público a través del cual se entregó a una empresa el uso de un terreno. La reclamante solicitó dejarlos sin efecto por ilegales y arbitrarios, fundado en una infracción al artículo 65 letra k) de la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, ya que el término de una concesión municipal de un bien nacional de uso público requería ser aprobado por el Concejo Municipal, entre otras alegaciones. Los sentenciadores estimaron que la naturaleza jurídica del protocolo objeto de entrega del inmueble corresponde a un permiso municipal y no a una concesión sobre bien nacional de uso público como sostiene la reclamante. Así, estimaron que «el «Protocolo de Uso de Bien Nacional de Uso Público», no participa de los caracteres de un contrato de concesión, el que debe cumplir, entre otros, con el procedimiento que establece el artículo 37 inciso 1° de la ley N° 18.695, como es el llamado a licitación pública, sino que por el contrario, dicho instrumento, reúne las características previstas en su inciso 2°, que señala «Los permisos serán esencialmente precarios y podrán ser modificados o dejados sin efecto, sin derecho a indemnización…
n consecuencia, correspondiendo la naturaleza jurídica del protocolo en mención, a un permiso municipal, no se hace necesario el acuerdo del Consejo para darle termino, puesto que a diferencia de las concesiones, los permisos son esencialmente precarios, ni siquiera requieren aprobación para su otorgamiento y, si bien esto último quedo plasmado en el texto del protocolo, para su vigencia y validez, no se cumplió, como tampoco ninguna de las formalidades y condiciones a que está sujeta una concesión de acuerdo a la ley.»
Consulte sentencia analizada por Microjuris a continuación:

UNILEVER CHILE LIMITADA C/ ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE CONCHALÍ – SÉPTIMA SALA – CORTE DE APELACIONES DE SANTIAGO

Tribunal: Corte de Apelaciones de Santiago
Sala: Séptima
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ327344
Compendia: Municipalidades, Microjuris
VOCES: – ADMINISTRATIVO – MUNICIPALIDADES – PERMISOS – PERMISOS PROVISORIOS – BIEN NACIONAL DE USO PÚBLICO – FACULTADES DEL ALCALDE – RECURSO DE ILEGALIDAD – RECHAZO DEL RECURSO –

Correspondiendo la naturaleza jurídica del «Protocolo de Uso de Bien Nacional de Uso Público», a un permiso municipal, no se hace necesario el acuerdo del Consejo para darle termino, puesto que a diferencia de las concesiones, los permisos son esencialmente precarios, ni siquiera requieren aprobación para su otorgamiento y, si bien esto último quedo plasmado en el texto del protocolo, para su vigencia y validez, no se cumplió, como tampoco ninguna de las formalidades y condiciones a que está sujeta una concesión de acuerdo a la ley. Se trata simplemente de un permiso al que, con arreglo al artículo 36 de la Ley N° 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades, se puede dejar sin efecto sin derecho a indemnización, decisión que se encuentra dentro de las facultades que el artículo 63 letra g) le confiere al Alcalde

Doctrina:
1.- Corresponde rechazar el reclamo de ilegalidad deducido por la empresa en contra de los Decretos Alcaldicios mediante los cuales se puso término unilateral al Protocolo de Uso de Bien Nacional de Uso Público. Esto, debido a que correspondiendo la naturaleza jurídica del «Protocolo de Uso de Bien Nacional de Uso Público», a un permiso municipal, no se hace necesario el acuerdo del Consejo para darle termino, puesto que a diferencia de las concesiones, los permisos son esencialmente precarios, ni siquiera requieren aprobación para su otorgamiento y, si bien esto último quedo plasmado en el texto del protocolo, para su vigencia y validez, no se cumplió, como tampoco ninguna de las formalidades y condiciones a que está sujeta una concesión de acuerdo a la ley. Se trata simplemente de un permiso al que, con arreglo al artículo 36 de la Ley N° 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades, se puede dejar sin efecto sin derecho a indemnización, decisión que se encuentra dentro de las facultades que el artículo 63 letra g) le confiere al Alcalde, disponiendo «El Alcalde tendrá las siguientes atribuciones, letra g) «Otorgar, renovar y poner término a permisos municipales».

2.- El «Protocolo de Uso de Bien Nacional de Uso Público», no participa de los caracteres de un contrato de concesión, el que debe cumplir, entre otros, con el procedimiento que establece el artículo 37 inciso 1° de la ley N° 18.695, como es el llamado a licitación pública, sino que por el contrario, dicho instrumento, reúne las características previstas en su inciso 2°, que señala «Los permisos serán esencialmente precarios y podrán ser modificados o dejados sin efecto, sin derecho a indemnización». Lo anterior esta en concordancia con carta enviada por la empresa al Municipio, de 15 de abril de 2020, expresando la intención de «renovar el acuerdo», ofreciendo implementar zonas verdes en distintos lugares de la comuna.

3.- En el caso de las municipalidades, existen los permisos y las concesiones de manera diferenciada. En un bien municipal o en un bien nacional de uso público, perfectamente puede otorgarse un simple permiso de uso, el que es eminentemente precario, y se otorga por un acto administrativo unilateral del Alcalde, el que tiene facultad exclusiva para otorgarlo y ponerle término, sin necesidad de invocar alguna razón para ello. De ahí su precariedad. Sin embargo, si se desea entregar un bien municipal o nacional de uso público en concesión, debe hacerse previa licitación pública y con acuerdo del Concejo, y se materializa a través de un contrato de concesión.

4.- El termino del permiso de uso, está motivado en razones de interés público, lo que se condice por lo demás con el llamado a licitación y, adjudicación de noviembre de 2021, correspondiente a la obra de «Suministro e Instalación de Cierro Prefabricado de Hormigón», en terreno continuo, último en concordancia con el Memorándum dirigido al Alcalde por el Director de Medio Ambiente, Aseo y Ornato, solicitando el terreno para un centro de acciones medio ambientales y solucionar falta de espacio en el DIMAO. Cabe concluir que no existe el vicio de ilegalidad que se reclama, puesto que no se ha vulnerado el deber de fundamentación que se impone a la Administración.

Consulte sentencia a texto completo

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: