Corte de Apelaciones rechaza recurso de nulidad y confirma fallo que acogió demanda por despido indebido ejecutivo de empresa de retail

Se descartó infracción en la valoración de la prueba en la sentencia recurrida, dictada por el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, que ordenó a la empresa pagar al demandante 90 UF por concepto de indemnización sustitutiva del aviso previo; 540 UF, por años de servicios y 432 UF de recargo legal del 80%; más la suma de $7.145.095 por feriado proporcional.

La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó los recursos de nulidad interpuestos en contra de la sentencia que acogió la demanda por despido injustificado de gerente de planificación y control de gestión, desvinculado sin aviso previo por la empresa.

El fallo señala que la sentencia al analizar la prueba, parte indicando los hechos imputados al demandante en la carta de despido, posteriormente señala que el actor fue despedido en la misma fecha que su superior directa y que la causal fue la contemplada en el artículo 160 N° 7 del Código del Trabajo, por incumplimiento grave en las obligaciones que impone el contrato y refiere que para que proceda esta causal es necesario que el trabajador haya incumplido una obligación contractual y que ese incumplimiento sea considerado grave por el tribunal.

La resolución plantea que, así analiza el contrato de Subgerente Control de Gestión que corresponde a aquel en el cual el demandante inició sus funciones en mayo de 2013 y sostiene que las obligaciones establecidas en dicho instrumento fueron absolutamente genéricas y más que nada comprenden prohibiciones y abstenciones relacionadas con el uso y manipulación de la información, como también la obligación de respetar el Reglamento Interno, otros reglamentos, manuales o instructivos actuales o futuros, instrucciones verbales o escritas obligándose a ejecutar los trabajos que se le encomienden en la forma más eficaz posible obrando con diligencia y dedicación.

Asimismo señala, “Enseguida analiza el Reglamento, las obligaciones que este contiene, como también la descripción del cargo indicando que no contiene firma del actor, también refiere las funciones del cargo allí referidas, la definición de gestión exitosa, el manejo y control financiero de los proyectos”, añade.
(…) la sentencia deja constancia que no se incorporó el contrato de trabajo o anexo del actor que comprendiera las funciones asumidas en el cargo de Gerente de Planificación y Gestión de Control –que era el que servía al momento del despido–”.

“Posteriormente –continúa– la sentencia concluye que los hechos de la carta de despido son sumamente generales, imputando al actor una conducta indebida, incorrecta y negligente y faltas graves a las responsabilidades que le fueron confiadas, sin embargo –dice la sentencia– no se alude a la época u oportunidad en que se habrían producido los supuestos incumplimientos, ni en la que habrían ocurrido los hechos señalados, ni menos aún en forma concreta la situación en la que el actor se pudo haber visto involucrado”.

“Finaliza la sentencia indicando que no se puede dar por establecido que el actor haya incurrido negligentemente en las omisiones indicadas ya que si bien en el documento perfil del cargo se detallan ciertas y detalladas obligaciones, dicho documento no está suscrito por el demandante y no se consignó formar parte del contrato para todos los efectos legales, además de no incorporar un contrato de trabajo o anexo que estableciera el último cargo desempeñado y el ámbito delimitado de los deberes y obligaciones laborales impuestas (numeral 12 de la sentencia)”, reproduce el fallo.

Para el tribunal de alzada, en la especie: “(…) de la lectura de la sentencia y en especial de la parte a que se ha hecho referencia en el considerando anterior, es posible descartar que las falencias o reproches que el recurso de nulidad imputa al fallo tengan influencia en la decisión”.

“En efecto, ante la calificación que hace la sentencia en orden a lo genérico que son las obligaciones o deberes que se atribuyen al actor, como también los reproches que se le imputan en la carta de despido, el recurso pretende que aquello sea salvado con el documento que acusa como no valorado –el perfil profesional del demandante en linkedin– sin embargo tal documento no logra tener la virtud de variar la decisión si no se incorporó como prueba el contrato de trabajo y anexos correspondientes al cargo que desempeñaba el actor en la actualidad cuando fue despedido, siendo tal circunstancia absolutamente trascendental”, releva.

Finalmente se concluye que, no es posible soslayar que es un hecho no controvertido que la causal de despido fue la de incumplir gravemente las obligaciones que impone el contrato (considerando tercero) y por ende ese es el instrumento que debe ser ponderado y cotejado para determinar si hubo o no incumplimiento a las obligaciones contraídas, de manera que difícilmente podría serlo un documento que ni siquiera fue mencionado en la carta de despido.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: