Corte de Apelaciones de Santiago rechaza recurso de queja y confirma fallo que rechazó demanda de revocación de dominio de internet

Se descartó error en la sentencia cuestionada, que rechazó asignar el nombre de dominio a la recurrente.

La Corte de Apelaciones de Santiago no dio lugar al recurso de queja deducido en contra de jueza arbitral que rechazó la demanda de revocación temprana de nombre de dominio de revista.

El fallo señala que aun cuando el remedio legal pueda traducirse en la invalidación de una sentencia que es reflejo de su componente jurisdiccional, nunca debe perderse de vista que el recurso de queja constituye un mecanismo de control del cumplimiento de deberes ministeriales, de manera que únicamente ante la constatación de infracciones de entidad mayor puede provocarse ese efecto de anulación. En suma, este recurso no significa la apertura de una nueva ‘instancia’ que permita al tribunal superior revisar el mérito de la resolución impugnada, como si se tratara de una apelación, menos aún si se tiene en cuenta que –en ejercicio de su autonomía de la voluntad–, las partes convinieron en sustraer del conocimiento de la justicia ordinaria las materias relacionadas con el contrato celebrado, sometiéndose a la justicia arbitral privada.

Asimismo, sostiene, mirado el asunto desde la óptica que confieren esos lineamientos esenciales, ha de indicarse sobre las faltas o abusos atribuidos en el recurso, que los razonamientos que sustentan lo resuelto en el pronunciamiento impugnado se apoya en un análisis de las probanzas incorporadas al proceso. Cuestión muy diferente es compartir ese examen o discrepar del mismo, pero ello haría necesario un juicio de valor de este tribunal sobre la decisión probatoria contenida en dicha resolución, lo que –según se explicara–, significaría distorsionar la naturaleza y finalidad de este recurso.

Finalmente, concluye que, luego de lo dicho, acontece en este caso, que no obstante no advertirse en el fallo impugnado que la juez árbitro recurrida al decidir como lo hizo haya realizado alguna conducta que la ley reprueba y que sea necesario reprimir y enmendar mediante el ejercicio de las facultades disciplinarias que asisten a este Tribunal, resulta ser, además, que el recurso en examen no satisface el requerimiento enfatizado en el motivo Tercero, desde que sus postulados no dan cuenta de modo alguno de una falta o abuso ‘grave’ cometido en la dictación de la sentencia definitiva arbitral. Esta sola constatación determina, también, que el recurso deba ser necesariamente desestimado.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: