Corte Suprema revocó sentencia y dio lugar a recurso de protección interpuesto contra el relleno de un humedal que no contaba con la calidad de «humedal urbano» conforme a la Ley N° 21.202

Antecedentes entregados por municipio permiten reconocerlo como un ecosistema constituido por la acumulación de aguas, en el que existe y se desarrolla biota acuática, fauna y flora.

En días recientes la Tercera Sala de la Corte Suprema acogió un recurso de apelación interpuesto contra la decisión de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas que desechó una acción constitucional de protección deducida contra una empresa constructora que efectuaba obras de relleno de un sitio que durante los meses de invierno conformaba una laguna aún no reconocida por la institucionalidad, fundada en no ser el recurso de protección, el arbitrio jurídico idóneo. Por su parte, los sentenciadores del tribunal ad quem consideraron que «aun cuando la categorización del humedal objeto de autos como un «humedal urbano» para efectos de la protección de la Ley N° 21.202 no se haya materializado, los antecedentes que obran en autos, en particular lo informado la Municipalidad de Punta Arenas, todo esto unido a las definiciones sobre humedal antes transcritas, permiten reconocerlo como un ecosistema constituido por la acumulación de aguas, en el que existe y se desarrolla biota acuática, fauna y flora y, en consecuencia, objeto de la protección antes referida»[además…] «en la actualidad, de acuerdo con lo informado por la municipalidad, el proyecto tal como fue concebido no cuenta con los permisos requeridos para cumplir con la normativa sobre planificación territorial vigente».
Consulte la sentencia analizada por Microjuris, a continuación:

GARRIDO C/ INGENIERÍA CIVIL VICENTE S.A. Y OTRO – TERCERA SALA

Tribunal: Corte Suprema
Sala: Tercera
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ327644
Compendia: Microjuris
VOCES: – RECURSO DE PROTECCION – DERECHOS Y GARANTIAS CONSTITUCIONALES – MEDIOAMBIENTE – FAUNA – IMPACTO AMBIENTAL – RECURSO DE APELACION – RECURSO ACOGIDO –

Aun cuando la categorización del humedal objeto del recurso como un «humedal urbano» para efectos de la protección de la Ley N° 21.202 no se haya materializado, los antecedentes que obran en el proceso en particular lo informado la municipalidad, unido a las definiciones legales, permiten reconocerlo como un ecosistema constituido por la acumulación de aguas, en el que existe y se desarrolla biota acuática, fauna y flora y, en consecuencia, objeto de protección. Además, el proyecto tal como fue concebido no cuenta con los permisos requeridos para cumplir con la normativa sobre planificación territorial vigente, por lo que se acoge la acción de protección sólo en cuanto se ordena la paralización de la ejecución y tramitación del proyecto mientras no obtenga la aprobación medioambiental correspondiente, para lo cual deberá ingresar el Proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

Doctrina:

1.- Corresponde revocar la sentencia apelada y acoger el recurso de protección deducido en contra de la sociedad por realizar faenas con el fin de rellenar un humedal en un predio colindante al del recurrente, que durante el invierno se transforma en una laguna. Al respecto, Aun cuando la categorización del humedal objeto del recurso como un «humedal urbano» para efectos de la protección de la Ley N° 21.202 no se haya materializado, los antecedentes que obran en el proceso en particular lo informado la municipalidad, unido a las definiciones legales, permiten reconocerlo como un ecosistema constituido por la acumulación de aguas, en el que existe y se desarrolla biota acuática, fauna y flora y, en consecuencia, objeto de protección. Además, el proyecto tal como fue concebido no cuenta con los permisos requeridos para cumplir con la normativa sobre planificación territorial vigente, por lo que se acoge la acción de protección sólo en cuanto se ordena la paralización de la ejecución y tramitación del proyecto mientras no obtenga la aprobación medioambiental correspondiente, para lo cual deberá ingresar el Proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.
2.- Los humedales, en tanto sistemas ecológicos relevantes para la humanidad, y pilares fundamentales para la mantención y protección de la biodiversidad, merecen una protección especial, debiendo el Estado velar por su preservación. El Estado a través de una política pública de protección denominada «Estratégica Nacional de Biodiversidad 2017-2030», aprobada en el marco de la ratificación que en el año 1994, Chile hizo del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), en que se comprometió a implementar acciones para la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad, se encuentra la protección de los humedales porque aquellos constituyen, entre otros, fuente de reservas de aguas, de irrigación de los cultivos y de preservación de la flora y fauna para el sustento del planeta.
3.- La protección especial de los humedales queda de manifiesto si se atiende a lo dispuesto en el artículo 11 letra d) de la Ley N°19.300, que obliga a someter a un Estudio de Impacto Ambiental a todo proyecto que, cumpliendo con las características contempladas en el artículo 10 del mismo cuerpo legal, se localice de manera próxima a «áreas protegidas, sitios prioritarios para la conservación, humedales protegidos, glaciares y áreas con valor para la observación astronómica con fines de investigación científica, susceptibles de ser afectados, así como el valor ambiental del territorio en que se pretende emplazar» (letra d). Por último, la importancia de la protección de los humedales se vio reforzada con la promulgación de la Ley N° 21.2020, la que busca la sustentabilidad de los mismos, resguardando sus características ecológicas y su funcionamiento en conjunto con el régimen hidrológico de su emplazamiento.

Consulte sentencia a texto completo

A %d blogueros les gusta esto: