Corte Suprema emite informe sobre proyecto de ley que considera a las mascotas bienes inembargables y crea régimen de tuición compartida

Si bien la iniciativa legal constituye un avance en la materia de que trata el proyecto, se recomienda que la competencia para conocer del régimen de tuición compartida de la mascota o animal de compañía quede radicada en los Juzgados de Policía Local.

Reunido el tribunal pleno de la Corte Suprema analizó el proyecto de ley que “Modifica diversos cuerpos legales, con el objeto de considerar a las mascotas inscritas en el Registro Nacional de Mascotas o Animales de Compañía, en el catálogo de bienes inembargables, y crea el régimen de tuición animal compartida, en los casos que indica”. Informe que fue remitido a la presidencia del Senado ayer, miércoles 24 de agosto.

La iniciativa también propone la incorporación de las mascotas o animales de compañía a la lista de bienes inembargables. Sobre este punto, cabe recordar que se ha definido el embargo como “una actuación judicial que consiste en la aprehensión de uno o más bienes del deudor, previa orden de autoridad competente, ejecutada por un ministro de fe, con el objeto de pagar con esos bienes al acreedor, o de realizarlos y, en seguida, de pagar con su producido a este último” 12 y que recae, por regla general, sobre todos los bienes del deudor cualquiera que sea su clase o naturaleza, y la excepción, es la inembargabilidad de los mismos, debiendo ésta ser declarada por el legislador. Así vista, entonces, la inembargabilidad constituye más bien un privilegio que excepciona a ciertos bienes del derecho de prenda general de los acreedores (artículo 2465 del Código Civil), evitando que sean perseguidos, y se fundamenta en principios meta jurídicos tendientes a proteger la dignidad e integridad del individuo frente a la contingencia.

A nivel legal, el artículo 445 del Código de Procedimiento Civil se ocupa de enunciar un listado de bienes que no son embargables. Este proyecto vendría a incorporar un nuevo numeral (el 19) alusivo a “Los animales inscritos en el Registro Nacional de Mascotas Animales de Compañía en conformidad a la ley 21.020”, ubicado después del 18, que opera como regla de clausura remisiva al resto del ordenamiento “18°. Los demás bienes que leyes especiales prohíban embargar.

Sin perjuicio de estimarse que sería más apropiado, para mantener la fisonomía de esta disposición, que se respetara el orden lógico de los numerales, dejando al final del listado el actual N°18, cabe señalar que el legislador es soberano para determinar qué clase de bienes quedarán sustraídos de la ejecución y que, de todos modos, parece coherente con la inspiración que anima este proyecto y con la legislación que sirve de telón de fondo, a saber, la Ley N°21.020, que ha erigido a las mascotas y animales de compañía como objetos especialmente protegidos y merecedores de un trato diferenciado por el Derecho. No obstante, si se piensa en el fundamento del proyecto de ley, expresado además en la presentación del proyecto (moción parlamentaria) “… hoy las mascotas son mucho más que meros muebles, siendo verdaderos seres sintientes que comparten lazos emocionales con sus dueños.”, en rigor no debiera haber necesidad de legislar sobre la inembargabilidad de estos animales, comoquiera que esta situación estaría fuera de la racionalidad de una cultura y civilización que haya superado los viejos marcos de otras culturas milenarias.

El informe señala en síntesis, y a modo de conclusión que, se puede observar que si bien la iniciativa legal constituye un avance en la materia de que trata el proyecto, se recomienda que la competencia para conocer del régimen de tuición compartida de la mascota o animal de compañía quede radicada en los Juzgados de Policía Local.

«Además, se sugiere que en la propia iniciativa se defina la manera de formalizar el acuerdo sobre tenencia compartida de la mascota, para facilitar la exigibilidad del acuerdo y acreditación del mismo. Y respecto de la norma de inembargabilidad, esta se corresponde con la idea práctica del proyecto, sin perjuicio que el espíritu de este comulga más con la idea de una cuestión cultural meta jurídica, ajena a ese tópico”, añade.

Consulte texto completo del informe.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: