Corte Suprema rechaza recurso de nulidad y confirma condena por porte de bomba molotov en La Granja

Se descartó infracción al debido proceso en el procedimiento policial que permitió la detención del, ahora, condenado.

La Corte Suprema rechazó el recurso de nulidad interpuesto por la defensa en contra de la sentencia que condenó a su representado, a la pena de cumplimiento efectivo de 3 años y un día de presidio, como autor del delito consumado de porte de artefacto incendiario. Ilícito cometido el 11 de septiembre de 2020, en la comuna de La Granja.

El fallo señala que, resulta relevante para ello señalar que la sentencia impugnada, como ya se expresó ut supra, en sus motivos cuarto y octavo, consignó los presupuestos de hecho que se tuvieron por establecidos, consistentes en haber sido sorprendido al acusado portando en sus manos un artefacto incendiario en las cercanías de un recinto policial, donde se desarrollaban desórdenes y ataques a dicho inmueble.

Asimismo agrega que en la especie, la defensa del encartado ha cuestionado el actuar de los funcionarios policiales, toda vez que estima que se practicó la detención del imputado sin que existiera una situación de flagrancia, por cuanto el acusado no portaba un artefacto incendiario, por lo que procedieron de manera autónoma en un caso no previsto por la ley, lo que implica que todas las pruebas derivadas de tales diligencias son ilícitas, y por ende, debieron ser valoradas negativamente por los juzgadores de la instancia.

Para la Sala Penal, en lo que interesa al recurso de nulidad en análisis, en primer lugar cabe señalar que, conforme expusieron de manera conteste los agentes policiales que participaron en el procedimiento llevado a cabo el día 11 de septiembre de 2020, mientras se desarrollaban desórdenes y ataques a un recinto policial, observaron que el imputado portaba un artefacto incendiario conocido como bomba molotov.

La sentencia señala que, de lo anteriormente expuesto se colige que es perfectamente legítimo que los funcionarios policiales procedan a la detención del imputado, quien se encuentra portando un elemento incendiario, esto es, cometiendo un delito, atribución que se encuentra establecida en el artículo 130 letra a) del Código Procesal Penal.

«Que, de este modo –ahonda–, y como reiteradamente se ha dicho, más allá de expresar si esta Corte comparte o no la apreciación de los policías de que la situación de autos ameritaba detener al imputado, lo relevante y capital aquí es que el fallo, da por ciertas las circunstancias que objetivamente y de manera plausible permitían construir una situación de flagrancia de aquellas a las que alude el artículo 130 del Código Procesal Penal, lo que permite descartar la arbitrariedad, abuso o sesgo en el actuar policial».

Por otro parte el el fallo consigna: “Que, en relación a la alegación que dice relación con el reclamo por la realización de exámenes corporales, cabe consignar que el artículo 197 del Código Procesal Penal, que regula la realización de análisis físicos, establece medidas en resguardo de la salud e intimidad tanto del imputado como del ofendido, exigiendo su previo consentimiento o autorización judicial, presentándose en este caso la anuencia del encartado, conforme a lo expresado por los funcionarios policiales y el propio acusado, sin que se haya demostrado que este haya sufrido malos tratos para obtener su consentimiento, conforme a lo asentado por el fallo recurrido, de modo que en esa actuación ha sido cumplido el mandato legal”.

«Que también debe tenerse presente que las restantes alegaciones formuladas por la defensa del acusado respecto de la causal de nulidad en análisis, relativas a que el imputado no portaba el artefacto incendiario y las contradicciones que existirían en las declaraciones de los funcionarios policiales respecto de las evidencias encontradas en su poder, desbordan el contenido del motivo de nulidad en estudio, que dice relación con la infracción sustancial de derechos o garantías asegurados por la Constitución o por los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, de manera que deben ser desestimadas”, concluye el fallo.

Por tanto, se rechaza el recurso de nulidad promovido por la defensa del condenado David Isaías Gómez Valenzuela, en contra de la sentencia de veintiuno de marzo de dos mil veintidós, y en contra del juicio oral que le antecedió en el proceso RUC N° 2000933781-5, RIT Nº 322-2021, del Sexto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, los que en consecuencia, no son nulos.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: