Segundo Tribunal Ambiental acogió reclamación de municipio contra acto de SMA que lo sancionó al pago de multa por actividad generadora de contaminación acústica

Se dejó sin efecto resolución por falta de fundamentación y ordenó a reclamada a dictar nueva resolución sancionatoria que pondere los criterios para la determinación de la sanción no pecuniaria de amonestación.


Recientemente el Segundo Tribunal Ambiental dio lugar a la reclamación de una municipalidad contra la resolución de la Superintendencia de Medio ambiente que lo sancionó al pago de una multa por contaminación acústica generada con el motivo del desarrollo en una actividad organizada por la reclamante, toda vez que se determinó que la resolución atacada adolecía de falta de fundamentación, debido a que, frente a la concurrencia de cinco criterios favorables para la aplicación de la sanción no pecuniaria de amonestación por escrito -no ocasionar riesgo ni afectación al medio ambiente o a la salud de las personas; no obtener beneficio económico con la infracción; si se verificó o no una conducta anterior negativa; capacidad económica limitada del infractor; y un actuar sin intencionalidad y con desconocimiento del instrumento de carácter ambiental respectivo- el Superintendente no realizó un ejercicio motivado de las razones que lo llevaron a descartar la aplicación de tal sanción, como se ha establecido en la sentencia.
Los sentenciadores observaron que «la controversia se relaciona con establecer si el acto sancionatorio de la SMA fundamentó correctamente la determinación de la sanción. Dada la controversia expuesta, este Tribunal estima que se deberá considerar el estándar de fundamentación de los actos de la Administración en relación con los límites de la potestad sancionatoria de la SMA para la aplicación de sanciones».
El tribunal estimó que «la definición de la sanción aplicable corresponde a un proceso que se construye sobre la base del principio de proporcionalidad, sobre el cual, a su vez, derivan los criterios del artículo 40 de la LOSMA. Además, tanto la ponderación de dichos criterios como la elección de la sanción corresponde a una determinación discrecional de la autoridad…
Sobre la base de lo expuesto, y considerando el deber general de fundamentación de los actos administrativos, no cabe sino concluir que el Superintendente, al aplicar una sanción (pecuniaria o no pecuniaria), debe realizar un ejercicio motivado de las razones que lo llevaron a escogerla»  

I. MUNICIPALIDAD DE LLAY LLAY C/ SUPERINTENDENCIA DLE MEDIO AMBIENTE

Tribunal: Segundo Tribunal Ambiental
Cita: ROL R-226-2022
Colección: Jurisprudencia
Compendia: Municipalidades, Microjuris, Ambiental
VOCES: – AMBIENTAL – SUPERINTENDENCIA DEL MEDIO AMBIENTE – FUNDAMENTACIÓN DEL ACTO ADMINISTRATIVO – CONTAMINACIÓN ACÚSTICA – MULTA – RECLAMACIÓN – ACCIÓN ACOGIDA

Consulte texto de la sentencia

A %d blogueros les gusta esto: