Corte de Santiago rechaza nulidad y confirma fallo que acogió tutela laboral de garzón despedido con vulneración de derechos

Se descartó infracción de ley y falta de fundamentación en la sentencia impugnada, dictada por el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, que acogió la demanda y le ordenó a la empleadora pagar al trabajador una indemnización de $3.591.500, más reajustes e intereses.

La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó el recurso de nulidad interpuesto en contra de la sentencia que acogió la denuncia de tutela laboral presentado por garzón despedido de restorán con vulneración de la garantía de indemnidad del trabajador.

El fallo señala que respecto del primer punto alegado, esto es, el principio lógico de no contradicción supuestamente transgredido al expresar el juez que se verificó el despido sin esgrimir motivo al día siguiente de la visita llevada a cabo por la Inspección del Trabajo, y que ello constituye una sospecha de que existió un acto de represalia; no se advierte cuál sería la falta, ya que ‘cercanía’ no tiene otro significado que no sea el de existir entre dos hechos una corta distancia temporal, lo que se extrajo de las fechas entre ambos hitos probados, apoyado normativamente por la cita de indicio del artículo 485 del Código del Trabajo.

La resolución agrega que, además se confunde el recurrente cuando afirma que el despido fue por necesidades de la empresa. Eso es lo que su parte contestó y en efecto existe un finiquito (con reserva), pero el asunto importante y diverso es que quedó acreditado en el juicio, según se encuentra expresado por la sentencia en el Considerando 11° y que se ha reproducido en lo pertinente, que el despido se produjo verbalmente y que nunca existió la carta que justificara el finiquito; todo lo cual fue controvertido entre las partes y fijado como puntos a probar.

Por último, para atender a este acápite y desecharlo en su totalidad, resulta útil recordar, tal como se indicó más arriba, que el demandante sí rebatió la causal de despido al fundamentarse en ella la consecuencia inmediata de la represalia dado que se denunció de tutela con ocasión del despido; y además, lo incluyó en la petición subsidiaria en cumplimiento al mandato del artículo 489 inciso 7° del Código del Trabajo.

También se plantea que el recurso que la sentencia vulnera el principio lógico de la razón suficiente, en su vertiente de falta de corroboración porque en forma sorpresiva habría establecido una relación causal entre el despido del denunciante, la ausencia de carta de despido, la fiscalización y un despido represalia, aduciendo que no es el resultado de la prueba producida en juicio, al no efectuar una descripción pormenorizada de cada documento y su valoración.

Para el tribunal de alzada, basta para desechar también este argumento, la circunstancia de que no se trata de si la denuncia tuvo o no el efecto buscado, ni siquiera quién la llevó a cabo, sino simplemente que ella existió, la época en que tuvo lugar y la ponderación de la época en que luego de aquello se despidió al actor, asunto diferente vinculado a una valoración con la que el recurrente no está de acuerdo pero que no revelan un defecto de razonamiento lógico.

“Que se apela además a una falta general de fundamentación, estimando que el fallo no se encuentra motivado sustentado en que la denuncia en la Inspección del Trabajo la habría efectuado otro trabajador asunto que claramente se relaciona con otra causal de nulidad que no puede atacarse por esta vía en que los hechos están ya establecidos”, afirma la corte.

Se concluye que lo mismo acontece con la aseveración de falta de examen de toda la prueba rendida y su referencia final a las máximas de la experiencia que no fue desarrollada.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: