Presupuesto 2023 comienza su tramitación en el Congreso

En la presente semana, los representantes del Ejecutivo entregaron las bases del erario nacional para el próximo año, así como los principales focos de la propuesta ante la Comisión Mixta de Presupuesto.

Como es tradicional, luego de ingresar en la oficina de partes (viernes 30 de septiembre) y darse cuenta en la Sala de la Cámara (lunes 3 de octubre), el proyecto de ley de presupuesto  inició efectivamente su tramitación en el Congreso Nacional.

En este contexto, dos hitos son claves: la presentación del estado de la hacienda pública y la entrega del informe de finanzas públicas, ambas ante la Comisión Mixta de Presupuesto, instancia compuesta por trece diputados y trece senadores y que, este año, es presidida por el senador Juan Antonio Coloma.

La primera cita se realizó el lunes pasado y la encabezó el ministro de Hacienda, Mario Marcel. En ella, relató los focos del presupuesto. Ellos están dados en protección social, seguridad ciudadana y reactivación económica. Dentro de los datos destacados especificó que el gasto social se incrementará en 8% en términos reales.

La autoridad explicó que el proyecto se elaboró sobre la base de la regla de balance estructural. Así, se prevé alcanzar un balance cíclicamente ajustado de -2,1% del PIB, coherente con una deuda de 38,7% del PIB al término del año.

“Esto permite una expansión del gasto del Gobierno central de 4,2% real respecto del presupuesto actualizado para 2022. Esta expansión es posible gracias a una base de ingresos fiscales considerablemente mayor en 2022 y la entrada en vigor de los ajustes tributarios para financiar la PGU (Pensión Garantizada Universal)”, describió Marcel.

Análisis y proyecciones

Informó que, luego de la desaceleración prevista para 2022, la actividad económica recuperará una senda de crecimiento durante 2023. Por otra parte, se espera un ajuste del consumo privado de bienes para volver a niveles acordes a sus fundamentales. Ahora, la inversión presentará ajustes más moderados y se apoyará en el Plan Invirtamos en Chile.

Sostuvo que el nivel de los ingresos fiscales previstos para 2022 excede en 27% lo estimado en la Ley de Presupuestos anterior. Ello refleja un mejor resultado de la Operación Renta y del rendimiento de otros ingresos, así como del impacto de la inflación sobre los ingresos nominales.

Por su parte, el gasto del Gobierno Central experimentará este año una caída de 24,5% real. Esto reflejará el término de las transferencias masivas del segundo semestre de 2021 y una gestión disciplinada del resto del gasto.

“Todo ello se traduce en un mejoramiento del balance fiscal para 2022 que se proyecta terminará en un superávit de 1,6% del PIB, cifra que se compara más que favorablemente con el déficit que se estimó en el contexto del presupuesto del presente año, de 2,8% del PIB”, destacó.

Explicó que estas cifras implicarán pasar de un déficit cíclicamente ajustado de 10,7% del PIB, en 2021, a un superávit de 0,9%, en 2022. Dijo que ello constituye una “consolidación fiscal más profunda en comparación con un amplio espectro de países.

Acotó que se espera que la deuda pública se estabilice en, aproximadamente, 41%, por debajo de su nivel prudente de 45%. Esto, hacia fines del periodo presidencial. Implicará el ahorro de más de US$ 1.200 millones en intereses.

Informe de finanzas públicas
La titular de la Dirección de Presupuestos, Javiera Martínez, informó hoy que el total de ingresos del gobierno central para 2022 será de $60,441 billones. De esta cifra, $51,534 billones corresponden a ingresos por tributación neta. En cuanto a gasto, se prevé alcanzar a los $63,957 billones.

Para 2023, se platea tener un total de ingresos efectivos de $63,222 billones para el gobierno central (22,6% del PIB). Los ingresos cíclicamente ajustados, en tanto, alcanzarían los $64,904 billones. El total de gastos, por otra parte, llegarían a los $70,828 billones. Con ello, se obtendría un balance efectivo de menos $7,60 billones, y cíclicamente ajustado de menos $5,923 billones.

Respecto de los supuestos que sustentan el proyecto dijo que se espera llegar a un crecimiento del 2,2%; un PIB minero del 2,9%; una demanda interna del 2%; y un IPC del 11,7%. Además, se considera terminar con un tipo de cambio promedio de 864 pesos. Asimismo, con un precio promedio del cobre de 3,98 dólares la libra; y un valor del petróleo de 96US$/bbl.

La proyección estima que, para 2023, los indicadores serán los siguientes:

PIB: -0,5%.
PIB no minero: -1,3%.
Demanda interna: -4,1%.
IPC: 6,3%.
Tipo de cambio: 868 pesos promedio.
Precio del cobre: 3,62 dólares la libra.
Precio del petróleo: 84 dólares el barril.

El trabajo de este proyecto de ley continuará ahora en las cinco subcomisiones de presupuesto. Allí se analizarán en detalle las asignaciones del erario nacional para todos los ministerios, instituciones públicas y bajo financiamiento estatal.  

(Nota aclaratoria: gran parte de los valores entregados están abreviados y expresados en billones de pesos. Así, por ejemplo, la cifra de $63,222 billones, correspondiente a los ingresos efectivos, refiere a 63.222.451 millones de pesos. Dicho de otra forma, son 63 billones 222 mil 451 millones de pesos.)

Consultar boletín 15383 aquí.

(Fuente: cámara)

A %d blogueros les gusta esto: