Corte de Rancagua acogió recurso de nulidad de municipalidad contra la sentencia que la condenó solidariamente a indemnizar perjuicios en procedimiento de tutela laboral

Servicio local de educación a quien se traspasó la administración del establecimiento como sucesor legal del municipio es el único responsable de indemnizar. No concurre ninguna hipótesis de solidaridad que involucre al municipio.

Recientemente la Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Rancagua acogió un recurso de nulidad interpuesto por un municipio contra la sentencia que la condenó como responsable solidaria a indemnizar perjuicios por daño moral a la actora en procedimiento laboral, tras la vulneración de derechos producida mientras prestaba servicios en un establecimiento educacional que fue traspasado desde la recurrente al servicio local de educación respectivo, esto, por cuanto el efecto jurídico de dicho traspaso de conformidad al artículo noveno transitorio de la Ley N° 21.040 es que el servicio local es el sucesor legal del municipio en su carácter de sostenedor del establecimiento, sin perjuicio de que los hechos denunciados se hayan originado mientras lo era el municipio y luego se hayan extendido cuando el establecimiento pasó al servicio local.
Los sentenciadores estimaron que «resulta incuestionable que la actora al momento de incoar su acción de tutela de derechos fundamentales mantenía una relación laboral o era funcionaria del Servicio Local de Educación Pública de Colchagua, en virtud de su traspaso que se realizó desde la I.Municipalidad de Nancagua, según el resoluciónN°1534de fecha 30 de diciembre de 2020 emitida por la Dirección de Educación Pública del Ministerio de Educación, al amparo de la ley 21.040. Ley que en su artículo 9 transitorio…
no es posible que ambas demandadas sean responsables solidariamente del pago de una indemnización por daño moral, sino que además, existe una razón de texto y de reglas interpretativas, para concluir la inadmisión de dicha responsabilidad, ya que la regla general en las obligaciones con sujeto múltiple, es la simplemente conjunta, siendo por ende, la solidaridad la excepción, regla que debe ser interpretada restrictivamente, no admitiendo analogía en su aplicación y cuyas únicas fuentes son la convención, testamento o la ley. Que así las cosas, en el presente caso, el Código del Trabajo no establece la solidaridad en las normas que regulan el procedimiento de tutela laboral y las pocas normas que se refieren ella- multirut, subcontratación, contrato de trabajadores de casa particular- solo cabe su aplicación restrictiva, es decir, para el caso especialmente contemplado, todas hipótesis que no concurren en la presente litis, tampoco contempla una norma general de remisión a las normas del Código Civil que regulan la materia. Asimismo, la ley 21.040, tampoco consagra alguna norma de solidaridad entre las entidades involucradas en el traspaso.»
Consulte sentencia analizada por Mirojuris a continuación:

LUCERO C/ ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE NANCAGUA Y OTROS – TERCERA SALA

Tribunal: Corte de Apelaciones de Rancagua
Sala: Tercera
Colección: Jurisprudencia
Cita: MJJ327942
Compendia: Municipalidades, Microjuris, Laboral
VOCES: – LABORAL – MUNICIPALIDADES – PROCEDIMIENTO DE TUTELA LABORAL – ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES – CONTINUIDAD DE LAS RELACIONES LABORALES – SOLIDARIDAD – RECURSO DE NULIDAD – RECURSO ACOGIDO – SENTENCIA DE REEMPLAZO –

La acción de tutela de derechos fundamentales incoada es de aquellas que se da estando vigente la relación laboral y habiéndose establecido que el único empleador a la fecha de su interposición lo era el Servicio Local de Educación Pública, razón que amerita rechazar la demanda deducida en contra de la municipalidad y por consiguiente, descartar una responsabilidad solidaria entre ellas, solidaridad que por lo demás, tampoco se configura incluso para el caso que se hubiese considerado una responsabilidad conjunta.

Doctrina:
1.- Corresponde acoger el recurso de nulidad deducido por la parte municipalidad demandada en contra de la sentencia que acogió la demanda de tutela laboral y condenó solidariamente a la municipalidad y al Servicio Local de Educación Pública. Al respecto, la sentencia impugnada aplicó erróneamente los artículos 3 , 7 , en relación a los artículos 485 y 486 todos del Código del Trabajo, 2317 del Código Civil pues si bien se estableció como hecho sentado en el juicio que los actos de hostigamientos, malos tratos y acoso laboral, comenzaron cuando la actora prestaba servicios para la Municipalidad, los que continuaron cuando fue traspasada la Servicio Local de Educación Pública y que por este hecho ambas instituciones son responsables de las vulneraciones denunciadas y condenadas por ello, lo cierto es, que la acción incoada se funda en una relación laboral vigente al tenor de lo dispuesto en los artículos 485 y 486 del Código del Trabajo, y que por lo mismo, el único empleador y responsable de las vulneraciones que se dieron por establecidas es el Servicio Local de Educación Pública, máxime si es el sucesor legal del anterior empleador, sucesión que involucra que el continuador se hace cargo de todas las calidades y vicios que dicho traspaso involucra, debiendo considerarse además que ambos servicios son órganos públicos funcional y territorialmente descentralizados, con personalidad jurídica y patrimonio propio, no existiendo entre ellos ninguna relación o vinculación que pueda configurar alguna forma de subcontratación o tercerización de servicios, que permita plausiblemente condenarlos conjuntamente.

2.- No es posible que ambas demandadas sean responsables solidariamente del pago de una indemnización por daño moral, sino que además, existe una razón de texto y de reglas interpretativas, para concluir la inadmisión de dicha responsabilidad, ya que la regla general en las obligaciones con sujeto múltiple, es la simplemente conjunta, siendo por ende, la solidaridad la excepción, regla que debe ser interpretada restrictivamente, no admitiendo analogía en su aplicación y cuyas únicas fuentes son la convención, testamento o la ley.

3.- En la especie, el Código del Trabajo no establece la solidaridad en las normas que regulan el procedimiento de tutela laboral y las pocas normas que se refieren ella- multirut, subcontratación, contrato de trabajadores de casa particular- solo cabe su aplicación restrictiva, es decir, para el caso especialmente contemplado, todas hipótesis que no concurren en la especie, tampoco contempla una norma general de remisión a las normas del Código Civil que regulan la materia. Asimismo, la ley 21.040, tampoco consagra alguna norma de solidaridad entre las entidades involucradas en el traspaso. Además, la sentencia impugnada se funda en las normas de las responsabilidad extracontractual, artículo 2317 del Código Civil, para establecer la solidaridad de las demandadas, cuando la base de las relaciones jurídicas entre las partes de la presente causa, es justamente lo contrario, es decir, la responsabilidad contractual y/o estatutaria.

Consulte sentencia a texto completo

A %d blogueros les gusta esto: