Corte Suprema acoge demanda de reivindicación y ordena restitución de inmueble

La Corte Suprema invalidó de oficio el fallo impugnado y, en sentencia de reemplazo, acogió demanda de reivindicación y ordenó la restitución de inmueble ubicado en la comuna de San Miguel, a sus legítimos dueños.

En fallo unánime, la Primera Sala del máximo tribunal revocó la sentencia apelada, acogió la acción reivindicatoria y ordenó la cancelación de la inscripción de dominio de la propiedad del registro del Conservador de Bienes Raíces de San Miguel.

Que, así, y como corolario de todo lo antes dicho, resulta que la compraventa de la propiedad objeto de este litigio, celebrada entre una Sociedad Limitada e I.N.P., le es inoponible a la actora, quedando, en consecuencia a salvo e indemne la acción de reivindicación para quien la ha intentado en el caso sub judice”, plantea el fallo.

Como consecuencia del aserto precedente corresponde, entonces, analizar la acción dominical intentada en este pleito”, añade.

La resolución agrega: “Que la reivindicación se encuentra definida en el artículo 889 del Código Civil como ‘la que tiene el dueño de una cosa singular, de que no está en posesión, para que el poseedor de ella sea condenado a restituírsela’”.

Para que la acción deducida prospere es menester que concurran tres requisitos, a saber: a) que se trate de una cosa susceptible de reivindicar; b) que el reivindicante sea dueño de ella y c) que el reivindicante esté privado de su posesión y que ésta la ejerza la parte demandada. La ausencia de cualquiera de ellos impide que la acción pueda ser acogida”, detalla.

Para el máximo tribunal, en la especie: “(…) al examinar la concurrencia de los presupuestos aludidos, bajo el prisma de los antecedentes aportados a los autos, aparece inconcuso, que no puede discutirse la verificación del requerimiento consistente en que la cosa perseguida sea susceptible de reivindicar, desde el momento que la acción de dominio intentada ha recaído sobre un bien inmueble que constituye una cosa corporal singular, que indiscutiblemente admite sea objeto de este litigio”.

Que, luego –continúa–, para resolver la confluencia de la segunda exigencia, esto es, que el titular de la acción acredite tener el dominio de la propiedad en cuestión, habrá de estarse a lo que se ha señalado en los considerandos que anteceden, de acuerdo a los cuales se desprende que la demandante y sus representados se han mantenido como titulares de dicho derecho real”.

Que, resta únicamente dilucidar si efectivamente el demandado ocupa la propiedad objeto del presente litigio, privando de esta forma de su posesión al legítimo titular del dominio, requisito que se satisface con el mérito del documento por el cual este se allanó a la acción”, releva.

Así, por reunirse todos y cada uno de los elementos en estudio, corresponde acoger la demanda reivindicatoria formulada (…)”, concluye.

Ver fallo Corte Suprema

A %d blogueros les gusta esto: