Corte Suprema acogió recurso de casación en el fondo y confirmó sentencia que rechazó excepción de incompetencia en juicio por incumplimiento d contrato de arriendo

Sentencia de segunda instancia había acogido excepción fijando competencia en tribunal arbitral

La Corte Suprema acogió recurso de casación y, en sentencia de reemplazo, confirmó la resolución de primer grado que rechazó la excepción dilatoria de incompetencia deducida por una Clínica, demandada por incumplimiento de contrato de arrendamiento de consulta médica.

En fallo dividido (causa rol 15.645-2019), la Primera Sala del máximo tribunal estableció error de derecho en la sentencia recurrida, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, al acoger la excepción por considerar que el asunto debía ser resuelto por la justicia arbitral.

“Que, para dilucidar si está contienda debe ser conocida por la justicia arbitral en conformidad a la última de las disposiciones contractuales señaladas, debemos primero determinar en base a qué sustrato fáctico se ha deducido la presente acción y si dice relación con el Contrato de Arrendamiento de Consulta Médica, al que ya tantas veces se ha hecho alusión y, una vez determinado aquello, ver si debe aplicarse su cláusula octava”, plantea el fallo.

La resolución agrega: “Que el actor ha fundado su acción en que, en su calidad de médico cirujano gineco-obstetra, se habría desempeñado en la Clínica Alemana como médico del staff de la misma desde noviembre del año 1995 a enero del año 2013. Menciona en su demanda que entre las partes habría existido un contrato de prestación de servicios y que dicho contrato habría sido incumplido por la parte demandada al haberle puesto término unilateral al mismo, lo que le habría generado perjuicios. En el petitorio de su libelo de demanda, expresamente solicita que se declare ‘I. Que la demandada ha incumplido el contrato de prestación de servicios profesionales celebrado para con don Víctor Valverde Palma, terminando de forma unilateral e injustificada dicho contrato, impidiendo que formara parte del staff permanente de la clínica y que pudiera prestar sus servicios profesionales dentro de sus instalaciones (…)”.

“Es decir, la demanda se basó en la existencia de un contrato de prestación de servicios profesionales suscrito entre las partes, contrato que supuestamente habría sido incumplido por la parte demandada”, añade.

Para la Sala Civil: “(…) de lo anterior es posible constatar que el contrato en que se ha fundado la excepción dilatoria de incompetencia, no es aquel en que se ha basado la demanda, pues no es un contrato de prestación de servicios profesionales, sino que un contrato de arrendamiento de consultas médicas, en el cual el actor ha contraído la obligación de pagar una renta de arrendamiento y el demandado de proveerle al actor, en días y horas determinadas, una consulta médica. Conclusión que no se ve desvirtuada por el anexo de dicho contrato de arrendamiento de fecha 18 de marzo de 1999, que modifica la letra a) de su cláusula tercera, ya que lo único que este anexo hace es alterar una de las obligaciones del arrendatario, pero no por eso muta su naturaleza”.

“Por lo tanto, la determinación de si existió un incumplimiento por parte de la demandada y si este incumplimiento le generó perjuicios al actor, corresponde sea conocido por los tribunales ordinarios de esta ciudad”, afirma la resolución.

“Que de lo razonado se sigue que la sentencia impugnada incurrió en infracción de ley, específicamente a los artículos 1560 del Código Civil y 138 del Código Orgánico de Tribunales, al acoger la excepción dilatoria de incompetencia, por lo que el recurso de casación deducido será acogido”, concluye el fallo de nulidad.

(Fuente: Poder Judicial)

A %d blogueros les gusta esto: