Corte Suprema rechaza unificación de jurisprudencia y confirma sentencia que rechazó constitución de sindicato de instituto oncológico

Se desestimó la procedencia del recurso impetrado al no acompañar la parte recurrente sentencias de contraste real.

La Corte Suprema rechazó el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto en contra de la sentencia que confirmó la resolución, adoptada por la Inspección Comunal del Trabajo de Providencia, que no dio lugar a la constitución de sindicato de coordinadores del instituto oncológico.

El fallo señala que, para efectos de contraste, la recurrente acompaña la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, en los autos rol N°1.136-2016, que determinó: «… luego, lo que argumenta el fallo, es fundamentalmente que la Dirección no podía, si no lo hizo en la oportunidad referida en el artículo 223, rehusarse a inscribir el acto de expulsión de los socios que indica; y esto no aparece cuestionado por esta causal de nulidad. Y en esta virtud, es que el juez, teniendo en cuenta además las diversas interpretaciones o criterios sostenidos en los ordinarios acompañados por ambas partes sobre la autonomía sindical, acepta la reclamación ordenando inscribir lo que se le requiere. Pero en modo alguno declara que el obrar de la Dirección del Trabajo sea ilegal o inconstitucional (lo dice expresamente su considerando Sexto). Y obviamente, son estas cuestiones las que lo hacen optar por dar preeminencia a las normas de autonomía sindical, es decir, la existencia de dictámenes diversos (que en cuanto a su diversidad pertenecen al campo de los hechos), la preclusión de parte de la Dirección del Trabajo en orden a observar la constitución del sindicato o si los estatutos no se ajustaran a la ley, sin que estas cuestiones sean atacadas por la única vía de reputar infringido el artículo 244 del Código del Trabajo. Por otro lado, se pidió al tribunal la declaración de inconstitucionalidad o ilegalidad de la resolución recurrida, y expresamente el considerando Sexto del fallo, dice que esto no se pudo constatar, de manera que de lo único que se trata es un acto de registro.

Por otra parte señala que, acerca de la causal de la letra c) del artículo 478 del Código del Trabajo, donde sí se refiere el recurrente al artículo 223, el problema propuesto no es un asunto relativo a calificación jurídica de los hechos, sino uno relativo a infracción de ley, porque eventualmente la interpretación del artículo 223 del Código del Trabajo, en materia del plazo de que dispone la Dirección del Trabajo para observar la constitución del sindicato o de examinar si los estatutos se ajustan o no a lo prescrito por el código, sería muy restrictiva en comparación con los fines que la ley pone de su cargo observar…».

También se indica que, en la especie: “Se desprende del fallo traído para efectos de cotejo, que se refiere a la inscripción del acto de expulsión de socios de un sindicato, y el actuar de la Dirección del Trabajo en dicho contexto, marco fáctico que dista por mucho del caso que nos ocupa, que trata de la constitución de un sindicato, y su rechazo por no contener el quórum legal para ello, por lo que no es posible de compararla con los presupuestos fácticos y las conclusiones jurídicas arribadas en la presente sentencia”.

Finalmente se concluye, así, al no concurrir identidad o similitud de antecedentes fácticos ni jurídicos, resulta imposible efectuar el cotejo que se requiere para la procedencia de este arbitrio excepcional y de derecho estricto, de lo que fluye su desestimación en esta etapa procesal, por lo tanto, en estas condiciones, solo cabe declarar su inadmisibilidad, teniendo particularmente en cuenta el carácter especialísimo y excepcional que le ha sido conferido por los artículos 483 y 483-A del Estatuto Laboral.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: