Corte Suprema confirma fallo que rechazó demanda por despido de ejecutiva de canal de televisión

Se desestimó la procedencia del recurso al acompañar la recurrente sentencias que difieren de la materia que pretendía unificar, la cual, además, no presenta dispersión jurisprudencial.

La Corte Suprema rechazó el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto en contra de la sentencia que acogió la excepción de finiquito y rechazó demanda laboral de ejecutiva desvinculada de la señal estatal TVN.

El fallo señala que en estos autos se acreditó que la recurrente suscribió un finiquito con la demandada, en el que se consignó en forma expresa su despido por la causal de necesidades de la empresa contenida en el artículo 161 inciso primero del Código del Trabajo, precisándose, a continuación, las indemnizaciones y prestaciones que serían solucionadas, que presentan identidad con las descritas en su artículo 163, en especial, la compensación por falta del aviso previo y por años de servicio, finalizando con una cláusula de renuncia amplia, seguida de la reserva de acciones plasmada por la recurrente, en términos igualmente vagos”, plantea el fallo.

La resolución agrega que: “Del tenor de la convención que se analiza, se desprende que sus términos se refieren exclusivamente a la desvinculación de doña P.A. por la causal descrita, sin analizar otros aspectos asociados al cese de sus funciones, razón que motivó la conclusión de la judicatura en cuanto a que la particularidad de sus términos, es decir, la univocidad de sus estipulaciones, debían circunscribirse a los efectos ineludibles del citado artículo 161, por lo que resultaba exigible a la demandante una mayor precisión de la reserva escriturada, adscribiéndola en forma más estricta al tenor de la convención, porque no basta la generalidad de sus términos, si la propuesta a la que supone planteada como excepción, reviste suficiente delimitación, por lo que debía conciliar su desacuerdo con la especificidad procedente en función de los términos acotados del finiquito, a través de una referencia concreta de la reserva de acciones, puesto que, por aplicación del ‘argumento de especialidad, ante una contradicción entre estipulaciones, corresponde aplicar aquella que reviste el carácter de especial’ (Alcalde y Boetsch, Id., p. 834), especificidad de la que ya estaba revestida el finiquito, al que la recurrente debía plasmar una exclusión de un tenor similar para entender que podía desplazar su poder liberatorio, pero su generalidad se aparta del requerimiento descrito, razón que motivó el rechazo de la acción tras acogerse la defensa sustentada en el instrumento suscrito por las partes”.

Asimismo, se dispone que, a diferencia del asunto descrito, en el fallo acompañado se destacó que, en el respectivo finiquito, los dependientes dispusieron de tres tipos de acciones, originadas en accidentes del trabajo, enfermedades profesionales y vulneración de derechos fundamentales, precisión que fue suficiente para entender que las restantes pretensiones quedaban exentas, puesto que, si se precisó que sobre estas las partes transaron, aquellas no relacionadas se debían entender subsistentes, y, por tanto, susceptibles de ser entabladas, reconduciéndose la reserva, no obstante su redacción en términos genéricos, a la impugnación de la causal que motivó el despido de aquéllos, que quedó a salvo de las tres pretensiones desistidas, interpretación coherente con la forma cómo las partes acordaron disponer de determinados derechos y prerrogativas procesales, sin contradecir, por tanto, el tenor del finiquito, obteniéndose la conclusión comentada de una simple comparación entre el contenido transigido y el disputado por los trabajadores”.

Para la Sala Laboral, en la especie: “(…) como se advierte, las redacciones de cada una de las cláusulas contenidas en las convenciones analizadas y cotejadas es diferente, en especial, por la inclusión en el finiquito descrito en el fallo acompañado de una renuncia al ejercicio de determinadas acciones, entendiéndose que la intención de las partes fue la de dejar a salvo las restantes, accediéndose a la que impugnó la causal de despido, redacción que posibilitó la interpretación que la demandante pretende incorporar a la transacción suscrita con la recurrida, pero que no es posible reconocer, por presentar enunciados genéricos que se contraponen a la especificidad de las cláusulas de la convención celebrada por los litigantes, por lo que la amplitud de la reserva, en las circunstancias descritas, provocó la pérdida de su validez, diluyéndose su eficacia, y, en lo que aquí interesa, de un ámbito de comparación acertado que surta efecto para estimar la plausibilidad del arbitrio intentado”.

Finalmente se concluye que, tal como se indicó, para la procedencia de este recurso excepcional y de estricto derecho, se necesita que esta Corte se enfrente a una dispersión jurisprudencial, advirtiéndose que la impugnación propuesta no cumple este requisito expresamente reconocido en los artículos 483 y 483-A del Código del Trabajo, razón suficiente para desestimarla”, concluye.

Consulte texto completo de la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial).

A %d blogueros les gusta esto: